• Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

Los delitos crecieron en Vilagarcía en un 14,3 % durante el primer trimestre

Los delitos aumentaron en casi un quince por ciento en Vilagarcía durante el primer trimestre del año, con respecto al mismo periodo de 2017. Cabe recordar que durante el año pasado la capital arousana

Los delitos crecieron en Vilagarcía en un 14,3 % durante el primer trimestre

Los delitos aumentaron en casi un quince por ciento en Vilagarcía durante el primer trimestre del año, con respecto al mismo periodo de 2017. Cabe recordar que durante el año pasado la capital arousana fue el municipio con una mayor tasa de criminalidad de toda Galicia, según los dtos ofrecidos por la Delegación del Gobierno.
El incremento en la delincuencia durante los tres primeros meses de este ejercicio se debe, sobre todo, al aumento de los robos con fuerza, tanto en domicilios como en establecimientos y otras instalaciones. En este segundo apartado se produjo un aumento del 88, 9 por ciento, al pasar de 18 a casi el doble, 34.
También aumentaron las sustracciones de vehículos, que pasaron de cuatro a ocho entre el primer trimestre de 2017 y el mismo periodo de 2018. Lo que bajaron fueron los hurtos (de 68 a 61) y los robos con violencia e intimidación (de 7 a 1).
En el apartado de los delitos que bajan se encuentra también los secuestros, que pasaron de uno a ninguno. Sin embargo, se incrementan los de lesiones y riñas tumultuosas, que pasan de ninguno a dos y los delitos contra la libertad e indemnidad sexual, que pasan de ninguno a uno. El tráfico de drogas se mantiene en dos.
En términos generales, en Vilagarcía se registraron un total de 328 infracciones penales en el primer trimestre de 2018, mientras que en el mismo periodo de 2017 fueron 287, lo que supone un aumento del 14,3 por ciento.
Panorama diferente el que se da en la capital arousana al que se registra en ciudades mucho más pobladas, como Vigo, donde la tasa descendió en un 1,7 por ciento. En términos absolutos, el número de delitos en Vilagarcía es bastante superior a la de Narón, un municipio con una población ligeramente superior. En la ciudad coruñesa se cometieron 171 infracciones penales durante el primer trimestre de 2018, muy lejos de los 328 que registró la capital arousana. Además, en Narón la delincuencia bajó en un seis por ciento en los inicios de 2018.
El balance elaborado por el Ministerio de Interior tiene en cuenta las infracciones penales y, una vez finalizado el año, se calcula la tasa de criminalidad. Por ello, los delitos que se analizan no son, en ningún caso, infracciones administrativas, tal y como señalaron en su día desde Subdelegación y Concello para justificar el elevado porcentaje de delincuencia en Vilagarcía que, por otra parte, no cogió para nada por sorpresa a los agentes que se dedican al día a día en las calles del municipio.
Falta de policías
A esta situación se suma la falta de efectivos que afecta tanto a la Policía Nacional como a la Local y que merma los servicios de ambos cuerpos. De hecho, durante la noche del sábado al domingo solo hubo una patrulla en el municipio, la del cuerpo municipal. Y es que los agentes de guardia en la Comisaría se encontraban vigilando a un detenido, por lo que no pudieron salir a la calle. Las bajas en el cuerpo se multiplican, precisamente, debido a la falta de personal, que complica las intervenciones. Los agentes locales tuvieron que hacer frente a las incidencias de la noche del sábado, que fueron bastantes. También durante la tarde del viernes fue la única patrulla disponible en el municipio. Un sobreesfuerzo para una plantilla que no pasa, ni mucho menos, por su mejor momento. Y es que en la mayoría de los turnos apenas llegan a las dos patrullas, siendo el nocturno el más mermado, con uno solo. Además, el cuadro de mandos, con dos de los tres oficiales de baja de larga duración, también está muy mermado, teniendo que ejercer los policías las funciones de oficial. La grúa solo funciona de mañana y de lunes a viernes y los auxiliares, pese a ser un refuerzo, se ven obligados a prestar servicios en solitario. l