miércoles 5/8/20

Una deuda del exmarido, con una orden de alejamiento, motiva el desalojo de Os Duráns

Lleva semanas sin dormir y con la espada de Damocles del desahucio sobre su cabeza. La historia de esta madre vilagarciana de 38 años está marcada ya por el drama desde hace años.

Una concentración anterior de la Plataforma de Stop Desahucios
Una concentración anterior de la Plataforma de Stop Desahucios

Lleva semanas sin dormir y con la espada de Damocles del desahucio sobre su cabeza. La historia de esta madre vilagarciana de 38 años está marcada ya por el drama desde hace años. Hace aproximadamente tres decidió dar un paso al frente y denunciar los malos tratos que sufría por parte del que era su pareja y padre de sus hijas. “Denunciei e déronme a razón. Os xulgados falaron e determinaron unha orde de protección e alonxamento”, señala. Sin embargo el desamparo es lo que caracteriza la vida de esta mujer en estos momentos. “Levo dous anos intentando refinanciar a hipoteca, que teño ao 50% coa miña ex parella, pero o banco non me fai caso ningún. Só recibo malas contestacións”, señala. Ella tiene claro que lo que quiere “é que me deixen facer a min cargo da hipoteca, pero sen ter que asumir as deudas privadas contraídas por ese señor que me maltratou. Non é normal que eu aínda por encima teña que pagar o que el debe”. Entre las deudas hay impagos a una editorial y también varias multas.
Lo cierto es que hasta el momento esta mujer ha pagado religiosamente las cuotas que le corresponden. “Teño todos os pagos ao día”, señala aportando documentación. Además entiende que “o que está facendo é para fastidiarme, simplemente. Non lle importa que nos quedemos na rúa que é o que vai pasar en caso de que o banco non acepte estas condicións”.
Desde la plataforma Stop Desahucios de Vilagarcía llevan ya meses conociendo el caso de esta mujer que solo ingresa la ayuda de 426 euros que el Estado le concede por ser maltratada. “A miña parella actual está en paro e houbo un tempo que sobreviviamos coas axudas de familiares e amigos, así como indo a Cáritas”.
Y es que la mujer convive con dos niñas menores de edad que también podrían quedarse sin techo. “Non lles pasou nunca a manutención, pero o xuíz dixo que ten dereito a velas cada quince días. Eu estou en pleito por iso agora”, señala.
A esta vilagarciana le parece razonable lo que pide. “Eu fágome cargo da hipoteca ou ben que me faciliten un aluguer social, pero o que non pode ser é que me obriguen a pagar o que debe o meu maltratador”, señala.
La plataforma Stop Desahucios comunicaba ayer que el banco se puso en contacto con la familia para intentar llegar a un principio de acuerdo. En estos momentos el desahucio está en proceso de ejecución y parado a la espera de que se otorgue el abogado de oficio.

Comentarios