Domingo 26.05.2019

Dragados y el Sergas van al juzgado por el retraso en la ampliación del Hospital

La adjudicataria reclama que se le devuelvan los 57.000 euros de las penalidades impuestas

El nuevo bloque de Urxencias está incluido en la obra de ampliación | g. salgado
El nuevo bloque de Urxencias está incluido en la obra de ampliación | g. salgado

La empresa Dragados, adjudicataria de las obras de ampliación del Hospital do Salnés, y el Servizo Galego de Saúde se encuentran enzarzados en una pelea judicial. Junto al organismo autonómico, se encuentra también demandada la firma Cofely España, encargada tanto de la redacción de los proyectos como de la electrificación del nuevo edificio.

La raíz del problema llega por la imposición de una sanción de 57.898 euros a Dragados por el incumplimiento de los plazos de ejecución de los trabajos.

Tras años de demanda, la Consellería de Sanidade licitó en julio de 2014 la licitación de las obras de ampliación del centro de Ande. El plazo de ejecución que se establecía en los pliegos era de 27 meses, es decir, algo más de dos años

Fue en diciembre de ese mismo año, 2014, cuando se adjudicaron los trabajos a Dragados, que los inició en enero del año siguiente. Sin embargo, no fue hasta bien mediado el 2017 cuando se pudieron dar por finalizadas las obras.

Este retraso es el que llevó al Servizo Galego de Saúde  a imponer una sanción a Dragados en virtud de la cual se le imponían penalidades por incumplimiento de los plazos de ejecución de la obra “Ampliación del Hospital comarcal de Salnés”.

Recursos
Llama la atención de que dicha resolución fue firmada el 13 de septiembre de 2016, incluso antes de que finalizase el plazo total de ejecución de los trabajos. Dragados recurrió ante el Juzgado de lo Contencioso número 1 de Santiago de Compostela, que estimó parcialmente sus pretensiones.
Sin embargo, la empresa también presentó recurso ante esta decisión, al entender que no se establecía la devolución de los 57.898,88 euros de la sanción impuesta por el Sergas.

El Tribunal Superior de Xustiza de Galicia aclara, a este respecto, que la sentencia no establece la nulidad de la sanción, sino la infracción del deber de motivación. Es decir, acuerda la retroacción de las actuaciones.

Y es en este mismo sentido en el que se pronuncia el TSXG, al considerar, entre otras cuestiones, que ni siquiera quedó acreditado que el apelante, es decir, Dragados, pagase la cantidad que reclama. En cualquier caso, señala que no es motivo de decisión por parte de “este tribunal”.

Lo que sí decide el TSXG es rechazar el recurso de apelación interpuesto por Dragados S.A. y ratificar la sentencia del Contencioso de Santiago, obligando al Sergas a retrotraer las actuaciones e iniciar de nuevo el expediente. Contra este fallo, todavía cabe recurso de casación ante la propia sala o ante el Supremo.

Comentarios