domingo 05.04.2020

Los electricistas del Concello denuncian que la RPT no recoge sus funciones y “se olvida de los de abajo”

El colectivo inició una serie de reuniones con gobierno y sindicatos y prepara alegaciones
Los trabajadores del servicio municipal están muy descontentos con el documento
Los trabajadores del servicio municipal están muy descontentos con el documento

La Relación de Postos de Traballo del Concello todavía no se aprobó, pero ya cuenta con sus primeros detractores. Se trata de los trabajadores del servicio eléctrico municipal, que consideran que el documento negociado por sindicatos y gobierno local no recoge sus funciones y que “se olvida de los de abajo”.

El departamento está formado por un encargado y cinco operarios de servicios múltiples. En Vilagarcía existen 9.000 puntos de luz y sesenta bombeos. Los trabajadores se encargan también de los colegios, pabellones deportivos, centros socioculturales, incluso de cortar directamente electricidad de Fenosa para distintas acometidas. Por ello, consideran que no se ven reflejados estos trabajos en la nueva RPT, en la que aparecen como operarios de servicios, cuando defienden que ellos realizan trabajos de especialistas.

“Un operario de servicios no está capacitado para hacer todo lo que hacemos”, explica un representante. “Nos ponen como peones, cuando realizamos un trabajo de oficiales”, apunta otro. Varios de ellos cuentan con formación específica, como el FP2 o el Ciclo Superior. Otros incluso llevan más de cuarenta años formando parte de la plantilla.

“Los que salen más beneficiados de esta RPT son los trabajadores que la están negociando”, lamentan los eléctricos, que consideran que el documento que se aprobará “ de forma inminente” se “olvida de los de abajo”. 

Piden una asamblea
Los trabajadores ya han iniciado una serie de contactos con los representantes políticos y sindicales. El martes mantuvieron un encuentro con la concejala de Personjal, Sonia Outón, y ya tienen solicitados otras reuniones con la Xunta de Personal y con el concejal encargado de Obras y Servizos, Lino Mouriño, así como con la secretaria del Concello. 

Conscientes de que la RPT también causó malestar en otros departamentos, ellos se limitan a defender su postura. “Queremos que se reconozcan los trabajos que hacemos realmente. No es lo mismo recoger hojas que hacer una función de especialista en electricidad”, apuntan. El trabajo conlleva, además, una serie de riesgos. “Hace unos años me quemé las manos y la cara”, apunta uno de los trabajadores del servicio municipal.

Consideran que el problema radica en que la RPT la realizó una “empresa externa” que, apuntan, “hizo un copia y pega” de otros concellos con realidades muy distintas. “Están a punto de firmar pero con nosotros no se reunieron para nada. Ni antes ni ahora, ni ninguna información para ver cómo lo veíamos”. Esperan que, por la parte sindical, se convoque una asamblea para abordar un documento con el que no están nada de acuerdo. Recuerdan que sobre 2004, con Javier Gago en la Alcaldía, se llevó a cabo una RPT elaborada por los trabajadores. “Aquella sí que reflejaba nuestro trabajo y no salió adelante por intereses de un sindicato”, se lamentan. Anuncian, asimismo, que alegarán al documento si se mantiene en los mismos términos.

Comentarios