domingo 15.12.2019

Un encapuchado roba una furgoneta de reparto de madrugada en Cesures

Un encapuchado robó de madrugada una furgoneta de reparto de prensa. Ocurrió a las tres y media de la madrugada en Pontecesures,

La Guardia Civil investiga el robo que se produjo de madrugada en Pontecesures | d.a.
La Guardia Civil investiga el robo que se produjo de madrugada en Pontecesures | d.a.

Un encapuchado robó de madrugada una furgoneta de reparto de prensa. Ocurrió a las tres y media de la madrugada en Pontecesures, en las inmediaciones de la Casa Consistorial, cuando la repartidora se bajó del vehículo para dejar el primer periódico del reparto. Un hombre con la cara tapada se introdujo en el vehículo e intentó arrancarlo, momento en el que se le caló, por lo que la mujer trató de recuperarlo. Fue entonces cuando le enseñó un cuchillo, por lo que la repartidora desistió para protegerse..

El hombre huyó con el vehículo y con toda la carga de periódicos. Además, se llevó el teléfono móvil de la repartidora, Gina Pazos, que se quedó sola de noche en la carretera a expensas de que algún conductor se apiadase. Lo hizo un camionero tras el paso de varios vehículos. Fue así como pudo dar aviso a la Guardia Civil, que ya está investigando los hechos. El vehículo en cuestión es un Nissan NV con matrícula 2219HBN.  Además, está rotulado, por lo que difícilmente podrá pasar desapercibido. La Guardia Civil confía en encontrarlo pronto y poner así fin a este desagradable episodio, el primero de estas características que le ocurre a una repartidora con más de tres décadas de trabajo a sus espaldas.

Incomunicada 
“Siempre miro hacia los lados al bajar del coche, tenía que estar escondido en algún portal”, relata Gina Santos, que asegura que no pudo determinar el acento ni ninguna otra característica del asaltante, ya que estaba encapuchado y, además, no pronunció ni una sola palabra.
“Solo me enseñó el cuchillo, que era del tipo jamonero, y me amenazó”, asegura. La otra cara de la moneda la puso el conductor del trailer que paró para ayudarla. “Tuvo que verme desesperada. No podía ni llamar desde una cabina porque no tenía ni un duro en el bolsillo y además ya casi no hay cabinas”. Sola, en la oscuridad de la noche y sin recursos para pedir ayuda, aquel vehículo parándose fue su salvación. “Me dio la vida”, relata, todavía con el susto en el cuerpo. “Estaba al borde de una crisis de nervios”.
Dentro de la furgoneta que se llevó el asaltante había numerosas cosas personales y otras vinculadas al trabajo, que Gina Santos confía en recuperar cuanto antes. La Guardia Civil se encuentra ya trabajando en ello y cualquier dato que se pueda aportar será de ayuda..

Comentarios