sábado 04.04.2020

Atracan a punta de pistola una casa de Renza y le dan una paliza al propietario

Según el agredido eran cuatro encapuchados, extranjeros y que se llevaron dinero y joyas de la vivienda
El agredido prestó declaración en la Comisaría de Policía de Vilagarcía | g.s.
El agredido prestó declaración en la Comisaría de Policía de Vilagarcía | g.s.

Cuatro encapuchados, armados con pistola y con acento extranjero. Esa es la descripción que el empresario vilagarciano, Patiño Guillán, aportó ante la Policía Nacional en referencia al grupo de individuos que en la madrugada del domingo al lunes irrumpieron en su vivienda de Renza haciéndoles vivir a él y a su familia lo que él mismo definió como “unha auténtica pesadilla”. El atraco tuvo lugar al filo de las dos de la mañana cuando tanto el empresario como su esposa y su hija menor de edad dormían plácidamente en su casa. “De repente oímos un golpe criminal e xa os tiñamos encima”, explica Patiño. De hecho aclara que los cuatro individuos, que iban encapuchados y armados según su declaración, “romperon directamente as portas para entrar. Rebentaron con todo”.

Ya en el interior y tras dar con los inquilinos ataron al empresario y a su mujer para evitar que se movieran o pidiesen auxilio. A él, a mayores, le propinaron golpes y una auténtica paliza “durante case dúas horas” para que les dijese el lugar en el que se encontraba el dinero. El propio empresario vilagarciano reconoce que lo que se llevaron fue “bastante” en dinero en efectivo y también joyas. “Sabían que eu tiña un negocio e probablemente que vendera un cabalo hai pouco e que podía ter cartos na casa”, explica el propio agredido. Él regenta una conocida ganadería en la capital arousana. Además de dinero en efectivo, que podría rondar los 20.000 euros según fuentes policiales, le sustrayeron joyas. “Levaron todo”, explica él.

Después de que los atracadores se llevaran el botín el vilagarciano llamó a la Policía y fue trasladado en ambulancia al hospital do Salnés donde fue atendido de sus heridas. Por la mañana prestó ya declaración en la Comisaría de Vilagarcía y por la tarde se recuperaba de los hematomas y del susto en su casa. "Pasámolo mal. Tocounos a nós e tivemos medo", explica. 

La Policía Nacional investiga ahora los hechos.

Mazáronme a golpes durante case dúas horas. Pasamos moito medo
Ni cámaras de seguridad ni alarmas, tan solo un videoportero “que nin grava nin nada, solo é para saber quen chama”, explica el empresario agredido en su propia casa en Renza. El vilagarciano recuerda un fuerte golpe cuando estaba en cama con su mujer y, poco después, la presencia de cuatro individuos armados y con la cara tapada. “Botáronsenos encima. A ela atárona e a min tamén, pero mazáronme a golpes durante case dúas horas para que lles dixera donde estaban os cartos. É ao que viñan”, explica el agredido. Apunta que pasó miedo porque tanto su mujer como su hija menor estaban en la casa cuando ocurrió todo. “Imaxínate coa meniña alí. Pois pasas medo”. Incide en que “eran unha banda, de fóra”.

Comentarios