lunes 26/10/20

Un estudio del CSIC detecta niveles de contaminación severa en la Ría de Arousa

Un estudio de investigadores de la Universidad de Vigo y del Instituto de Investigacións Mariñas del CSIC, detecta un alto nivel de concentración por plomo, cobre y arsénico en diferentes zonas de la Ría de Arousa. Los puertos de Vilagarcía y Cambados son dos de las zonas con un nivel más elevado de concentración de cobre. La presencia de plomo y y arsénico también aparece reflejada como contaminante en un informe del que se hace eco la Sociedade Galega de Historia Natural y que fue publicado en Microchemical Journal

27 marzo 2012. Cambados. Senda. Complejo Intermareal del r�o Umia.
El complejo intermareal del río Umia, en Castrelo, es una de las zonas contaminadas d.a.

Un artículo publicado en la revista Microchemical Journal ha generado una gran preocupación en la asociación Sociedade Galega de Historia Natural, dedicada al estudio y a la divulgación científica y que se hace eco de cuestiones relacionadas con el medio ambiente y los ataques que sufre. En esta ocasión, el foco del debate científico está en la Ría de Arousa, pues un informe de la Universidad de Vigo y del Instituto de Investigacións Mariñas CSIC detecta altos niveles de contaminación por cobre, plomo y arsénico.
La desembocadura del Ulla y los puertos de Vilagarcía y Cambados son algunas de las zonas con mayor concentración de estos elementos. La SGHN asegura a través de un comunicado que una de las posibles explicaciones para la elevada presencia de cobre y arsénico puede deberse a que “ao tratarse dunha importante zona vitinícola a orixe poden ser os tratamentos con funxicidas e outros insecticidas en viñedos”.

un informe anterior
Con la catástrofe del Prestige se elevó la presencia de arsénico y antimonio en la Ría de Arousa. Una circunstancia que provocó un intenso debate público y generó preocupación entre colectivos ecologistas, sectores productivos y sociedad en general.
Un estudio de la Universidad de Santiago de Compostela señaló en su momento que la presencia de estos elementos químicos en las aguas más ricas del mundo no resultaba tóxica para el ser humano ni para los organismos vivos.
Los investigadores dirigidos por la profesora Pilar Bermejo Barrera, de la Facultade de Química, demostraron que los niveles de contaminación se encontraban por debajo de ls máximos permitidos a través de dos muestreos realizados antes y después de la catástrofe.
Los químicos de la USC aseguraron en el informe, publicado cuatro años después del hundimiento del Prestige, que no existían diferencias significativas en los resultados “antes e despois” del hundimiento del petrolero.
En este estudio, sin embargo, ya se señalaba al Puerto de Vilagarcía y a sus inmediaciones como una de las zonas de concentración de elementos como el arsénico y el antimonio, a los que ahora se añade el cobre. n

Comentarios