• Miércoles, 14 de Noviembre de 2018

El expolicía al que pillaron con hachís se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel

Jesús González, el ex policía local de Vilagarcía al que hace año y medio pillaron con cinco kilos de hachís en el maletero del coche, se enfrenta a una petición de pena de cuatro años y medio de prisión. El próximo jueves se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial de A Coruña, ya que el arresto se produjo en Cambre.

El expolicía al que pillaron con hachís se enfrenta a cuatro años y medio de cárcel
Al exagente le intervinieron, además de la droga, un cuchillo y material de uso de la Policía Local, que ya fue devuelto al cuerpo | g.c.
Al exagente le intervinieron, además de la droga, un cuchillo y material de uso de la Policía Local, que ya fue devuelto al cuerpo | g.c.

Jesús González, el ex policía local de Vilagarcía al que hace año y medio pillaron con cinco kilos de hachís en el maletero del coche, se enfrenta a una petición de pena de cuatro años y medio de prisión. El próximo jueves se sentará en el banquillo de la Audiencia Provincial de A Coruña, ya que el arresto se produjo en Cambre.
Los hechos sucedieron el 25 de marzo de 2017, cuando González llegó conduciendo un vehículo de su propiedad al polígono de Temple, donde fue interceptado por una dotación de la Guardia Civil. Los agentes registraron el vehículo, localizando en el interior del maletero cinco bultos con cincuenta tabletas de resina de cannabis (hachís), que el fiscal considera probado que el acusado llevaba para su distribución a terceras personas. Además, debajo del asiento del conductor había un cuchillo y un inhibidor de frecuencias. El registro del coche también permitió la recuperación de un uniforme y documentación de policía local, pese a que en el momento de los hechos el detenido ya se encontraba de baja.
El registro en el domicilio de González permitió la incautación de sustancia de corte, varias básculas de precisión, más, 10 gramos más de cannabis y diez más de cocaína, lo que sumado arrojaba un valor superior a los 30.000 euros en el mercado negro.
Por estos hechos, el fiscal considera al ex policía local autor de un delito contra la salud pública por tráfico de drogas en la modalidad de las que no causan grave daño a la salud en concurso con otro delito contra la salud pública por tráfico de drogas en la modalidad de las que causan grave daño a la salud de las personas. Por ello, pide cuatro años y medio de prisión y 61.676,9 euros de multa, con responsabilidad penal subsidiaria en caso de impago de diez meses,
González lleva en prisión preventiva desde su arresto, es decir, un año y cuatro meses. Cuenta con antecedentes no computables, ya que fue condenado en 2002 y 2005 por conducir bajo los efectos del alcohol. Pese a esto, González no dejó el cuerpo hasta diez años después. En noviembre de 2016 el Instituto Nacional de la Seguridad Social decretó su incapacidad total para el desempeño de su profesión. El uniforme y la documentación de trabajo que llevaba en el coche fueron devueltos a la Policía Local, al no estar claro, resalta el escrito del fiscal, que fueran utilizados “en su lícita acción”.
Distribución de cocaína
Por otra parte, el fiscal pide penas de entre nueve y cuatro años de prisión para un vigués y cinco vilagarcianos acusados de traficar con diversas sustancias estupefacientes. Según considera probado el ministerio público, los acusados se dedicaban a la distribución de droga procedente de Vilagarcía por la ciudad olívica. Fue a finales de octubre de 2016, cuando la Udyco tuvo conocimiento de que uno de los acusados, el vigués AS.M.F., se dedicaba a la distribución de cocaína, por lo que el Juzgado de Instrucción número 5 de la ciudad olívica decretó la intervención de sus comunicaciones telefónicas y la colocación de un dispositivo de geolocalización en los vehículos que utilizaba. Fue así como descubrieron que mantenía asiduos encuentros con otros dos acusados, los vilagarcianos JR.M.D. y R.M.V.(padre e hijo) que actuaban, señala el fiscal, como intermediarios, poniendo en contacto al vigués con I.B.B. y M.B.B., traficantes a mayor escala de cocaína. Las reuniones tenían lugar, precisamente, en el domicilio de estos dos hermanos. El 12 de febrero de 2017 As.M.F. se desplazó a Vilagarcía y a la vuelta a Vigo sirvió de lanzadera al Peugeot conducido por JR.M.D. y su padre, a los que avisaba de posibles controles policiales. El vigués fue interceptado en la ciudad olívica. Se enfrenta ahora a 8 años de prisión. La mayor petición, 9 años, es para los dos hermanos.