lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Una Festa da Auga sin mangueras, pero que vuelve a su origen con cubos, pistolas y globos

Los vecinos que lanzan cubos de agua desde sus balcones tienen este año más importancia que nunca | gonzalo salgado

Vilagarcía volverá este año a los orígenes de la Festa da Auga debido a la sequía de las últimas semanas y a la virulencia de los incendios que afectaron a la comarca. La comisión del agua y el Concello han decidido prescindir de las mangueras que los efectivos de Emerxencias manejaban desde las plataformas ubicadas en diferentes puntos de la denominada “zona húmida” y que se incorporaron a la celebración a medida que esta fue creciendo y convirtiéndose en multitudinaria. Así pues tanto los vilagarcianos como aquellos que visitan la ciudad en estas fechas tan señaladas tendrán que conformarse con el agua que los vecinos lanzarán desde sus balcones y ventanas o con aquella que se transporte por la calle con cubos, pistolas de agua, sulfatadoras o globos de agua. Eso sí, aquellas fuentes en las que no es posible tirar a nadie dentro se mantendrán abiertas para que los que quieran reponer el líquido elemento de sus pistolas o cubos puedan hacerlo con total libertad. Fuentes de pulsar estarán habilitadas en todos los puntos en los que existen en la ciudad. De lo que no cabe duda es de que, en todo caso, Vilagarcía volverá a mojarse de diversión después de dos años de pandemia en los que la fiesta no pudo celebrarse por las restricciones. Así pues el entorno de la iglesia parroquial y de la Praza de España empezará a llenarse sobre las once y media de la mañana del martes 16 con la intención de ver salir a la figura de San Roque y poder acompañar al patrón en el recorrido tradicional de su día grande. A las doce menos cuarto se abrirán las puertas del templo y San Roque empezará su camino “bailando” hasta llegar a la capilla que lleva su mismo nombre seguido por miles de personas y al ritmo del pasodoble Triunfo. Será al llegar cuando la Banda de Vilagarcía interpretará el Himno Galego a la espera de que el pregonero –cuya identidad se conocerá ese mismo día– diga sus palabras a los presentes y lance el primer cubo de agua. Será entonces cuando se producirá el recorrido (ya sin santo) a la inversa para corear el célebre “aquí no llega” a los vecinos que desde sus balcones estarán lanzando cubos de agua a todo aquel que se lo pida.

Lo que no cambiará pese a eliminarse las mangueras son las zonas calificadas como “húmidas”. Serán las de siempre y desde la organización piden que se respeten dado que la Festa da Auga es diversión y también es convivencia.

Una Festa da Auga sin mangueras, pero que vuelve a su origen con cubos, pistolas y globos

Te puede interesar