lunes 06.07.2020

La fortuna de la Bonoloto sonríe a cinco mariscadoras de Carril

Cinco mariscadoras de Carril han sido agraciadas con un premio de 165.753 euros del sorteo de la Bonoloto. Un boleto que salió de la máquina de la administración de lotería carrilexa y que hará más cómoda la vida de estas trabajadoras del mar

Mariscadoras de Carril durante una jornada de trabajo | d.a.
Mariscadoras de Carril durante una jornada de trabajo | d.a.

Los cinco euros que cada mes invierten cinco mariscadoras de a pie de Carril en lotería se vieron el jueves recompensados con el único premio de segunda categoría de la Bonoloto en España, un total de 165.753,34 euros. “Ahora sí que puedo decir que la lotería toca”, asegura eufórica una de las agraciadas. Libres de impuestos y tras el reparto del premio entre cinco, les queda a cada una 25.000 euros, y ayer tras un fin de semana de discreción tocó ir a cobrarlo al banco. “No decíamos nada del premio porque el décimo lo teníamos en una casa, pero hoy sí que ya se puede decir”, explica. 

El premio servirá para “tapar algún agujero”, pero también para algún viaje. “Tengo dos niñas y las voy a llevar a Disneyland París. Una de mis compañeras va a ponerle una ortodoncia a su hijo y mira qué bien le viene este dinero”, reconoce.

La sorpresa fue mayúscula cuando se enteraron y fue precisamente a través de un familiar de una de ellas que se apresuraron a comprobar el número en la administración de lotería donde lo habían sellado por máquina. “Mi tía me mandó un mensaje diciéndome que había tocado la Bonoloto íntegra en Carril y yo se lo comenté a mis compañeras en el grupo de wasap que tenemos. Fuimos a comprobar y fue cuando supimos que era el nuestro. Menuda alegría”, señala una de las afortunadas que prefiere mantener su identidad en el anonimato. No juegan siempre a la Bonoloto ni tampoco a la Primitiva o al Euromillón. “Jugamos donde haya bote y por máquina, osea que la suerte no hay que buscarla”, incide. Tras poco más de un año jugando, apenas tenían un bote de 70 euros, con el que tenían previsto irse de cena esta misma semana. Ahora ya con el premio en el bolsillo pues planean una “cena por todo lo alto” para dentro de dos semanas porque hay mucho que celebrar. El premio no les retirará del mar, pero sí que le ayudará a tomarse la vida de otra forma. “Sabes que tienes ahí un colchoncito económico por si surge cualquier cosa. Estás más tranquila”, asegura la afortunada.

Comentarios