domingo 25/10/20

La fuerte lluvia obliga a cortar carreteras e inunda locales en O Salnés

Las fuertes lluvias caídas durante la mañana de ayer en la comarca dejaron un reguero de incidencias que, sobre todo, se centraron en los municipios de Vilagarcía y de Cambados. Los servicios de Emerxencias y de Protección

Los servicios de Emerxencias se vieron obligados a intervenir en zonas delicadas como la avenida de Rosalía de Castro (cortada durante veinte minutos) o la calle Magnolio en Trabanca Badiña (diez minutos sin tráfico rodado)
Fotos: g. salgado-cedidas
Los servicios de Emerxencias se vieron obligados a intervenir en zonas delicadas como la avenida de Rosalía de Castro (cortada durante veinte minutos) o la calle Magnolio en Trabanca Badiña (diez minutos sin tráfico rodado) Fotos: g. salgado-cedid

Las fuertes lluvias caídas durante la mañana de ayer en la comarca dejaron un reguero de incidencias que, sobre todo, se centraron en los municipios de Vilagarcía y de Cambados. Los servicios de Emerxencias y de Protección Civil, así como la Policía Local, estuvieron atentos durante todo el día para atender las múltiples llamadas que llegaban de zonas ya peliagudas en cuanto a anegamientos e inundaciones.
Los primeros avisos en la capital arousana llegaron sobre las once de la mañana. Los efectivos de Emerxencias tuvieron que actuar, en colaboración con agentes de la Policía Local, en la avenida Rosalía de Castro que, una vez más, se convirtió en un auténtico mar tras la fuerte tromba de agua. Tal era el estado de este principal acceso al centro urbano que la Policía tuvo que cortar el vial durante al menos veinte minutos, mientras los efectivos de Emerxencias intentaban apurar las alcantarillas que no daban hecho con tanta cantidad de agua repentina. Y es que cabe recordar que la avenida Rosalía de Castro es uno de los puntos negros en las inundaciones en Vilagarcía. Desde que se mejoró el asfaltado del vial (de titularidad autonómica) hace unos años se agrandaron las deficiencias en la red de pluviales. De hecho el Concello está a la espera de que la Xunta desbloquee los 240.000 euros necesarios para mejorar esta importante infraestructura.
Los problemas en la capital arousana no solo se limitaron al vial que une el centro con Carril. En Trabanca Badiña también hubo que cortar al tráfico la calle Magnolio, también por la ingente acumulación de agua en la calzada. También hubo importantes bolsas de agua en la calle O Freixo (Vilaxoán), en el puente del ferrocarril que hay a la subida de O Pousadoiro y también debajo del puente que va hacia A Torre, en la calle López Ballesteros. Emerxencias también acudió a la zona de Santa Martiña (Cornazo) para retirar una gran cantidad de tierra que hacía peligrosa la circulación en uno de los principales accesos a la Vía Rápida.

cambados
La situación también fue delicada por la mañana en la capital del albariño. De hecho Protección Civil tuvo que intervenir en la PO- 549, en la Rúa Nova, en la Praza do Concello y en la PO-550. Todas ellas especialmente sensibles en materia de inundaciones y que, siempre que llueve, son el foco de atención de los servicios de emergencias.
A mayores la situación también volvió a ser dramática en la Casa del Mar, concretamente en el inmueble que ocupan los jubilados. Las goteras, derivadas del mal estado en el que se encuentra el edificio, cayeron encima de varios equipos electrónicos y anegando el suelo del lugar. “Quitamos unha chea de baldes de auga e non dabamos feito”, señalan desde el centro de jubilados.
Y es que cada vez que llueve la situación se repite sin que, por el momento, les hayan dado una solución desde la Xunta de Galicia. Al lugar acudió ayer por la mañana Protección Civil para levantar un informe de los desperfectos. Goteras, desprendimientos de pintura y otras cuestiones son algunas de las deficiencias que ayer se sumaron a las que ya existían. Por la tarde el temporal de lluvia remitió y la situación fue mucho más tranquila que por la mañana.

Comentarios