domingo 05.07.2020

La Guardia Civil detiene a Laureano Oubiña en el marco de una operación antidroga de Oviedo

La jornada tuvo ayer otro protagonista en Arousa; otro de los históricos narcotraficantes, Laureano Oubiña, era detenido por la Guardia Civil en el marco de una investigación contra el narcotráfico

Laureano Oubiña en una entrevista en una radio nacional | cedida
Laureano Oubiña en una entrevista en una radio nacional | cedida

La jornada tuvo ayer otro protagonista en Arousa; otro de los históricos narcotraficantes, Laureano Oubiña, era detenido por la Guardia Civil en el marco de una investigación contra el narcotráfico con origen en Asturias. El cambadés estuvo en dependencias del cuartel de Cambados y quedó en libertad con cargos a la espera de volver a ser llamado cuando el juez lo estime oportuno. Y es que se le imputan los presuntos delitos de pertenencia a organización criminal y tráfico de drogas, según comunicaron fuentes de la investigación a la agencia Efe.
Hace escasamente un año que el cambadés quedó en libertad tras más de 20 años en prisión por tres condenas de tráfico de hachís y una por blanqueo de capitales. A diferencia de Manuel Charlín, Oubiña ha tenido un perfil muy mediático desde su salida de prisión. Concedió varias entrevistas a medios de comunicación cargando contra el sistema penitenciario y el tratamiento y la lucha contra el tráfico de estupefacientes. 

Origen del arresto 
Este nuevo arresto se produjo por agentes llegados desde Oviedo que a finales del año pasado desarticularon una organización presuntamente dedicada al tráfico de hachís y cocaína. Y es que, entre otras cuestiones, en el marco de las investigaciones se escuchó a uno de los implicados decir que había ido a ver a Laureano, según fuentes conocedoras del caso. Poco tiempo estuvo el narcotraficante en dependencias del Instituto Armado; pasado el mediodía ya se encontraba en libertad. 

Oubiña siempre ha defendido a capa y espada que traficó con hachís, una sustancia que no causa grave daño a la salud. De hecho, denunció a la presidenta del colectivo antidroga Érguete y símbolo de la lucha de las madres gallegas contra la droga, Carmen Avendaño, porque en una entrevista radiofónica dijo que  “también traficó con otro tipo de drogas”. Le pedía que se retractase, pero la viguesa no lo hizo asegurando que se refería al tabaco y que nunca quiso ofender a nadie. El juicio estaba previsto para febrero, pero la vista se aplazó por una ampliación de la demanda de Oubiña por unas nuevas declaraciones de Avendaño y por el momento no hay nueva fecha. 
La primera vez que el cambadés fue condenado corría el año 1999 –antes tuvo un proceso sin consecuencias judiciales por contrabando de tabaco–. Fue por tráfico de hachís y le siguieron otras dos que zanjó en 2012, recobrando la libertad, pero por poco tiempo. Un año después se ratificó su última condena –por blanqueo– y volvió a la vida de reo. En estos años ha recorrido varios centros penitenciarios y pocos permisos tuvo. En 2011 tuvo el primero en una década. En su contra jugó la fuga protagonizada años antes –fue interceptado en Grecia por la Interpol. 

Laureano Oubiña es otro de los históricos que cayó en la mítica operación Nécora; famosa es la imagen del helicóptero policial en su Pazo Baión, hoy convertido en un complejo enoturístico tras su incautación y subasta, aunque sus hijas aún pelean por la propiedad en los juzgados.

Comentarios