Lunes 25.03.2019

Un hombre asesina a su mujer con una escopeta de caza y luego se suicida en su vivienda de Valga

Un hijo de la pareja acudió a la casa al ver que sus padres no llegaban a una comida familiar a apenas unos metros

Efectivos de la Guardia Civil se desplazaron a la vivienda para realizar la investigación y tomar muestras. En la casa también se encontraban familiares de la víctima | mónica Ferreirós
Efectivos de la Guardia Civil se desplazaron a la vivienda para realizar la investigación y tomar muestras. En la casa también se encontraban familiares de la víctima | mónica Ferreirós

Un episodio de violencia de género sacudió a primera de hora de la tarde de ayer la tranquila parroquia de Setecoros en Valga. Un hombre, Javier Bello, de 46 años de edad, asesinó a su mujer, María José Aboy, de 43 años, con una escopeta de caza, y posteriormente, con el mismo arma se suicidó. La pareja tenía una hija y un hijo, mayores de edad, de 18 y 23 años. Precisamente, fue el primogénito el que al ver que sus padres retrasaban su llegada a una comida familiar, a unos metros de la vivienda donde se produjo el terrible suceso, acudió al domicilio familiar a buscarlos y, ante la imposibilidad de abrir la puerta que se encontraba cerrada, pidió ayuda a sus tíos que accedieron a la vivienda tras romper el cristal de una ventana con una maceta, según apuntan fuentes de la investigación, y se encontraron con los dos fallecidos.

Según las primeras conclusiones de la investigación, el hombre que disponía de licencia de armas en regla habría utilizado una de sus escopetas para asesinar a su esposa con un disparo en el tronco y, posteriormente, la misma para dispararse un tiro en la cabeza. Fuentes de la investigación y así también lo corroboró el alcalde, José María Bello Maneiro, que acudió al lugar del suceso para apoyar a la familia, no constan antecedentes de violencia de género por parte del hombre ni denuncias previas de malos tratos. Hasta el lugar también se desplazó un equipo de tres psicólogos que estuvo con las familias para ayudarles a superar este duro momento.
El crimen ha suscitado gran conmoción entre los vecinos del lugar de Bronllo, donde residía la pareja fallecida. Javier Bello era natural de Carracedo y era soldador de profesión, aunque según apuntaron varias fuentes consultadas, en estos momentos se encontraba sin empleo, mientras que María José Aboy trabajaba desde hace años como operaria en una fábrica cárnica en Caldas.

La pareja vivía a apenas unos metros de los padres de la fallecida en una parcela en la que habían construido una casa. “Os pais dela teñén aí as ovellas e todo dende que eles foron a vivir aí porque así non teñen que andar a cruzar a carretera”, apuntó una vecina.
Reacciones


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aseguró ayer tras conocer la noticia que “no hay palabras para expresar tanta rabia y tanto dolor”, el segundo crimen machista en 24 horas. “De nuevo otra mujer asesinada, la segunda en un solo día. La #violenciamachista sigue matando y debemos ponerle fin. Ya basta. Todo mi cariño a la familia de la mujer asesinada en Valga. #NiUnaMenos”, afirmó Sánchez en un mensaje en Twitter.


En la misma línea se manifestó la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, que recordó el balance de mujeres asesinadas este fin de semana en España a manos de sus parejas. “Indignación, rabia e dor é o que sinto despois deste tráxico balance. Unha nova muller asasinada en Valga e aínda haberá quen diga que hai que eliminar a li de violencia de xénero”, dijo. “Basta xa, basta xa. levamos doce mulleres asasinadas no que vai de ano polo mero feito de ser mulleres e isto non se pode consentir”, incidó la presidenta de la Diputación de Pontevedra. Las otras dos mujeres asesinadas eran de Estepona y Madrid, crímenes que elevan a doce las víctimas por violencia de género en 2019 y que dejan huérfanos a 9 menores.

Comentarios