martes 26.05.2020

El hombre que se atrincheró en Cea queda libre, pero no podrá acercarse a sus padres ni a su hijo

Está investigado por malos tratos en el ámbito familiar, por amenazas y por resistencia a agentes de la autoridad
Llegada a Comisaría del coche en el que viajaba Víctor Paulos | g. salgado
Llegada a Comisaría del coche en el que viajaba Víctor Paulos | g. salgado

El hombre que se atrincheró durante más de 24 horas en su vivienda de Outeiro, en Cea, quedó libre ayer tras declarar ante el titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Vilagarcía. Eso sí, el hombre está investigado por un delito de malos tratos en el ámbito familiar, otro de amenazas y otro de resistencia a agentes de la autoridad, que intentaron detenerlo tras una denuncia de su expareja.

Tras un día y dos noches de incertidumbre, Paulos acudió ayer a primera hora a la Comisaría de la Policía Nacional de Vilagarcía, para entregarse. Lo hizo en el coche de su abogado y custodiado por dos vehículos patrulla.

 Horas después, declaraba por videoconferencia ante el juez, que tras escucharlo ordenó su puesta en libertad provisional, con cargos y sin fianza. El magistrado ordenó también la suspensión del régimen de visitas respecto al hijo de Paulos, al que no podrá aproximarse a menos de cincuenta metros ni comunicarse con él por ningún media. La misma medida impone al vecino de Cea con respecto a sus padres..

De esta manera, el hombre tendrá que buscarse otro lugar de residencia, ya que desde que salió de la cárcel, hace unos meses, residía en la vivienda familiar. El inmueble tiene una planta en la que están todas las estancias de la casa y un garaje en el que se tuvieron que refugiar los progenitores, escapando de su hijo.

El arma, en Comisaría
Con la llegada de Paulos a Comisaría se ponía fin a un episodio que mantuvo en vilo a familiares y vecinos de Outeiro y que la Policía Nacional logró resolver sin que se produjesen heridos. Los agentes también se incautaron de la escopeta de caza que se encontraba escondida en el trastero de la vivienda.

Los hechos que llevaron a Paulos a una nueva detención tuvieron lugar el domingo. Su hijo, menor de edad, se encontraba de visita en la vivienda de Outeiro. Tras la comida, se lo llevó a un bar, donde estuvo toda la tarde. El menor trató de escapar en dos ocasiones, consiguiéndolo a la segunda cuando se fue a la casa de los abuelos. La madre, tras conocer esta situación, fue a buscarlo pero se encontró con su expareja, iniciándose una discusión que acabó cuando el niño logró zafarse del padre y meterse en el coche de la madre, que fue a Comisaría a presentar una denuncia. Paulos la habría emprendido entonces con sus progenitores, que también acabaron llamando a la Policía Nacional. Cuando los agentes fueron a detenerlo, el hombre se atrincheró en la vivienda, donde había un arma, y llegó a amenazar con volar la casa con dos bombonas de butano. Comenzó así un largo encierro que incluso movilizó a los GOES, que no llegaron a intervenir. El lunes por la noche, la Policía logró que los padres abandonasen la casa y negoció con Víctor Paulos una entrega voluntaria que se produjo ayer por la mañana.

Comentarios