miércoles 2/12/20

Las inspecciones contra el furtivismo en Arousa se incrementaron un 30% en 2014

Mar incrementó durante el pasado año los controles contra el furtivismo en más un 30% en la Ría de Arousa respecto a 2013. Los agentes de Gardacostas en colaboración con la Policía Autonómica .

Operativo de vigilancia contra el furtivismo en a zona de Carril	emilio  moldes
Operativo de vigilancia contra el furtivismo en a zona de Carril emilio moldes

Mar incrementó durante el pasado año los controles contra el furtivismo en más un 30% en la Ría de Arousa respecto a 2013. Los agentes de Gardacostas en colaboración con la Policía Autonómica realizaron durante el pasado ejercicio un total de 5.013 inspecciones frente a las 3.606 de 2013. Las cifras también se incrementaron en los decomisos en más de un sesenta por ciento. Y es que se lograron retirar 62.861 kilos de  marisco que iban a ser vendidos en el mercado de forma ilegal.
La única variable que cayó en 2014 fue la de las incautaciones  de herramientas que los furtivos emplean para la extracción de marisco al pasar de las 6.488 de 2013 a las 5.676 de 2014.
Con toda probabilidad el próximo año, a la persecución del furtivismo se unirá la reforma actual que está en marcha para tipificarlo como delito en el Código Penal, con penas de entre seis meses y dos años de prisión si se pone en riesgo la sostenibilidad de los recursos.
La modificación se realizará en el artículo 335 del Código Penal trata de equiparar el furtivismo de las especies marisqueras con la caza y la pesca.
Se trata de dar respuesta a una realidad que ocurre diariamente en Galicia, donde muchas personas salen en mitad de la noche a buscar marisco sin permiso, especialmente percebeiros furtivos, y que es una reclamación histórica de las cofradías pesqueras gallegas.
“El que cace o pesque o realice actividades de marisqueo relevantes (...) sin el debido permiso de su titular o sometidos a concesión o autorización marisquera o acuícola sin el título administrativo habilitante para su ejercicio profesional o recreativo, será castigado con la pena de multa de cuatro a ocho meses”, señala la enmienda.
No obstante, añade, “si las conductas anteriores produjeran graves daños al patrimonio cinegético de un terreno sometido a régimen cinegético especial o a la sostenibilidad de los recursos en zonas de concesión o autorización marisquera o acuícola, se impondrá la pena de prisión de seis meses a dos años”.
La enmienda surge a raíz de la colaboración del grupo parlamentario popular en la Cámara Alta, la Consellería de Medio Rural y Mar de la Xunta de Galicia y el Ministerio de Justicia.
En este sentido, la titular del departamento autonómico de Mar, Rosa Quintana, aseguró que el Gobierno gallego trabajaba en esta posibilidad con el objetivo de evitar este tipo de actividades y “defender el trabajo legal y responsable de la mayoría de los profesionales del mar”.
Para el presidente de la Federación Galega de Confrarías, Tomás Fajardo, se trata de una “gran noticia porque supón acabar cun problema que nos trae de cabeza dende hai moito tempo e que está claro que está resultando imposible de frenar”.
Ya ha habido encuentros entre las fuerzas de seguridad del Estado y la administración para abordar el nuevo escenario. 

Comentarios