miércoles 18.09.2019

La instalación del polémico obelisco sigue sin fecha y casi acumula dos años de retraso

Ravella ofrece los mismos argumentos que en el último aplazamiento: que la mano de obra es limitada y no urge  

Vista de la intersección donde está previsto instalar el monolito | g. s.
Vista de la intersección donde está previsto instalar el monolito | g. s.

El obelisco de Vilagarcía continúa en la Escola de Canteiros de Poio a la espera de volver a la ciudad. Su reubicación fue motivo de polémica política y de controversia social, encarnada en la llamada Asociación do Patrimonio. ¿El motivo? El lugar donde ponerlo, pero hace casi dos años que el actual gobierno local zanjó el debate poniendo sobre la mesa una serie de informes históricos avalando su propuesta: la confluencia de la calle Rey Daviña con la Praza da Constitución. El traslado iba a ser inminente, pero se pospuso porque la mano de obra no sobra en el Concello y había asuntos más urgentes que atender.  

Así lo indicaban los responsables municipales a principios de 2016 con la previsión de iniciar en abril la construcción del pedestal sobre el que se instalará el monolito, pero nada se ha vuelto a saber desde entonces. Desde Ravella aseguraron ayer que no se olvidan de este símbolo vilagarciano que se instaló en 1932 en la Praza de Galicia (conocida por aquel entonces como la de la República) y cuya construcción se adjudicó por 4.500 pesetas. Sin embargo, no es una prioridad en su agenda y los motivos que aún lo mantienen en su ubicación provisional siguen siendo los mismos. Esto es, que la mano de obra “es limitada” en el Ayuntamiento y existen prioridades “mucho más urgentes y necesarias que no pueden esperar y que repercuten de forma importante en los vecinos”. Así las cosas, sigue sin fecha y nadie se ha vuelto a acordar de él en los ultimos tiempo (partidos de la oposición, asociaciones, etc.). El PP fue el más insistente pues cuando gobernó prometió devolver a Galicia tras su restauración, pero terminó la legislatura sin poder cumplirlo. El monumento se pasó años en la Praza do Constitución, muy cerca del emplazamiento elegido por el actual ejecutivo quien considera que en Galicia tampoco va a acorde con sus planes para la villa.

Comentarios