miércoles 21/10/20

EL juzgado reduce a más de la mitad la indemnización para “Pepe el utillero”

Concello y Fundación tendrán que asumir la mayor parte de los 185.000 euros según dicta un fallo recurrible
PONTEVEDRA
juicio juzgado 3 social
Utillero arosa sd jose manuel garcia bello
POOL Capotillo
José Manuel García Bello durante la vista en el Juzgado de lo Social | CAPOTILLO

El Juzgado de lo Social número 3 de Pontevedra fija en 185.000 euros la indemnización a José María García Bello, “Pepe, el utillero”, por su caída desde la cubierta de A Lomba en abril de 2015. El demandante solicitaba más del doble, 425.000 euros, por lo que todo parece apuntar que recurrirá la sentencia.

El fallo supone un alivio para la situación del Arosa, club con el que García Bello mantenía una relación laboral. Y es que de los 185.000 euros sin intereses que habrá que abonar al ya exutillero, el grueso lo tendrán que aportar las arcas municipales, es decir, Concello y Fundación de Deportes, como titulares de las instalaciones, así como a sus aseguradoras, que serán las que abonarán la mayor parte. El seguro del Arosa es absuelto y el club solo tendrá que hacerse cargo de cuatro mil euros. A todo esto, hay que sumar que el presidente del equipo deportivo, Manuel Abalo, fue absuelto de cualquier responsabilidad civil del accidente del utillero.

Por ello, la satisfacción es la sensación que reina en el Arosa ante esta sentencia, que reduce sensiblemente la petición del demandante, que tiene la posibilidad de recurrir ante el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

La Federación Gallega de Fútbol también manifestó su satisfacción por la sentencia, ya que desde el primer momento mostró su apoyo al Arosa y a Abalo en este proceso, ofreciendo sus servicios jurídicos.

Varios frentes

La caída de “Pepe el utillero” se produjo el 9 de abril de 2015, cuando el operario se había subido a la cubierta de una de las gradas del campo municipal de A Lomba. Una de las piezas de uralita terminó cediendo al peso y se vino abajo, provocando el desplome del trabajador desde una altura de unos cinco metros.

Como consecuencia de este accidente, García Bello sufrió lesiones que derivaron, a su vez, en una incapacidad laboral y en un largo conflicto que abrió varios frentes en los tribunales.

En el ámbito laboral, quedó demostrada la relación como trabajador de Bello con el club, que tuvo que abonar más de 200.000 euros por la infracción detectada por Inspección y una serie de indemnizaciones fijadas por el tribunal Superior de Xustiza de Galicia.

Fue el ámbito penal el que se resolvió más rápidamente. Manuel Abalo llegó a enfrentarse a una petición de pena de tres años de cárcel, pero se resolvió con una multa de 1.600 euros tras un acuerdo entre las partes.

Esta última sentencia aborda la responsabilidad civil del accidente, en el que las aseguradoras del Concello y la Fundación asumirán prácticamente toda la indemnización al exutillero.

Aunque la sentencia es recurrible, el laberinto judicial abierto tras la caída de la cuberta de A Lomba parece ya a punto de llegar a su final. l

Comentarios