lunes 23/11/20

La humedad se hace con el pabellón del Arealonga, cuya pared sigue apuntalada

Mientras que las paredes de la sala de calderas del colegio Arealonga continúan apuntaladas, a la espera de que se ejecuten las obras comprometidas por la delegación territorial de la Xunta de Galicia en Pontevedra, se suman las quejas expresadas por padres de alumnos de este centro educativo sobre el estado en el que se encuentra el gimnasio que el colegio comparte con el de A Lomba, donde la humedad se está convirtiendo en un serio problema a causa, apuntan, de un canalón.
las paredes de la sala de calderas continúan apuntaladas g. salgado
las paredes de la sala de calderas continúan apuntaladas g. salgado

Mientras que las paredes de la sala de calderas del colegio Arealonga continúan apuntaladas, a la espera de que se ejecuten las obras comprometidas por la delegación territorial de la Xunta de Galicia en Pontevedra, se suman las quejas expresadas por padres de alumnos de este centro educativo sobre el estado en el que se encuentra el gimnasio que el colegio comparte con el de A Lomba, donde la humedad se está convirtiendo en un serio problema a causa, apuntan, de un canalón.

Señalan a un canalón como problema del gimnasio compartido con A Lomba

Este asunto incluso fue abordado por el Pleno del Concello de Vilagarcía en el turno de ruegos y preguntas de su última sesión. Según exponen diversos padres de alumnos del Arealonga, fue el grupo municipal del PSOE el que solicitó información sobre este problema y, aseguran, la concejala responsable de esta área indicó que era necesario reparar el canalón, pero añadía que se necesita una inversión de 20.000 euros. Ante tal cuantía y la situación económica actual, la edil, señalan, puntualizó que habría que priorizar las obras a realizar.

Sin embargo, los padres insisten en la importancia de resolver el problema de humedades que tiene en la actualidad el pabellón deportivo, puesto que apuntan que estas pueden ser el origen de variadas enfermedades. Así, instan a las autoridades competentes a adoptar en breve una solución a este problema.

La delegación de la Xunta se comprometió a reparar la
sala de calderas

Para el que también están esperando una actuación es para el inconveniente surgido en el pasado mes de noviembre en las paredes de la sala de calderas del colegio Arealonga. Y es que corre el riesgo de derrumbarse y actualmente continúan apuntaladas para evitar que esto se produzca. Por lo demás, la zona sigue acordonada, una medida adoptada entonces de inmediato para evitar que se produjesen daños a los mayores y niños que pasaban por la zona todos los días, teniendo en cuenta que esta sala de calderas se encuentra en uno de los accesos al centro educativo.

En este caso hay que recordar que la delegación territorial de la Xunta de Galicia en Pontevedra garantizó en el mes de noviembre que estas obras se realizarían “en breve” y que tendrían un coste de al menos 15.000 euros, aunque también apuntaban que podrían alcanzar los 20.000.

Sin embargo, y a pesar de que la entonces responsable de la delegación territorial visitó el centro educativo para comprobar en el lugar la situación y para conocer otros problemas que presenta el centro educativo, los trabajos para reparar las paredes no se han ejecutado y los alumnos volvieron ayer a las aulas sin que se hubiera solventado este inconveniente.

Comentarios