El Liceo crea una gestora para intentar salvar los muebles con una concursal

No hay, por el momento, disolución del Liceo Casino. La asamblea extraordinaria que acogió ayer la sede de Castelao, en la que priori la opción de liquidar se planteaba como la más probable, se saldó con un resultado sorprendente .  

El Liceo crea una gestora para intentar salvar los muebles con una concursal
Antonio Castro y Darío Tiago seguirán en la directiva en funciones para evitar la disolución de la sociedad | g.s.
Antonio Castro y Darío Tiago seguirán en la directiva en funciones para evitar la disolución de la sociedad | g.s.

No hay, por el momento, disolución del Liceo Casino. La asamblea extraordinaria que acogió ayer la sede de Castelao, en la que priori la opción de liquidar se planteaba como la más probable, se saldó con un resultado sorprendente .  
Y es que tampoco habrá nuevo presidente. Seguirá, en funciones, Antonio Castro, que estará acompañado por el secretario saliente, Darío Tiago, y por un grupo de socios que se ofrecen a colaborar.
A partir de ahora, el panorama será complicado. Lo que pretenden desde la comisión gestora es “salvar los muebles”. Es decir, pagar la deuda de más de medio millón de euros que arrastra la entidad.
Para ello, iniciarán los trámites en el juzgado para solicitar un concurso de acreedores, para que sea el administrador el encargado de contemplar las medidas que puedan permitir al Liceo Casino continuar como sociedad.
Tienen claro los socios que no será posible mantener una sede que es responsable de buena parte de las pérdidas, ya que el mantenimiento que genera es demasiado costoso. 

Venta
Por ello, una de las primeras medidas que pondrán en marcha será la venta del local de Castelao. La intención es que el dinero obtenido de esta operación permita a los socios hacerse con uno más pequeño, que les dé para continuar con las reuniones y la vida social.
Y es que eso es prácticamente lo único que le queda al Liceo Casino. Desde principios de año la histórica entidad se quedó sin la cartera de actividades deportivas y de ocio a las que estaba ligada. Algunas, continuaron su camino en solitario.
Es el caso, por ejemplo, del festival de cortos, que ya hace tiempo que dejó de estar vinculado a la sociedad que lo vio nacer y adquirir una fama internacional.
Ahora es la asociación Curtas la que se encarga de la organización de esta cita, que cuenta también con el Concello de Vilagarcía, pero que del Liceo Casino ya solo conserva la historia.
Es solo un ejemplo, junto a las actividades deportivas que se han separado ya de la entidad. El Liceo permanecerá ahora como sociedad cultura y esa será su única función. A partir de ahora, solo el tiempo determinará si la entidad vilagarciana podrá reflotar. Por el momento, sigue en pie.