Marcelino Abuín: “Hoxe repítense argumentos que no ano 36 querían xustificar o golpe”

Marcelino Abuín clausuró ayer las jornadas en el Auditorio | gonzalo salgado

Vilagarcía viajó ayer al pasado, a un pasado doloroso de terror y represión, pero necesario para entender parte de la historia de la ciudad y, por extensión, de España. “Un pobo sen memoria é un pouco menos pobo”. Con esta frase el alcalde, Alberto Varela, introducía al ponente de la última charla de las Xornadas de Historia e Memoria organizadas por Cultura. El historiador e investigador Marcelino Abuín fue el encargado de, con un relato hilado y muy ilustrativo, llevar a los presentes por los recovecos de la historia que (todavía a día de hoy) algunos temen contar. “Nuns tempos nos que todo é tan rápido non é fácil a reflexión. A golpe de tuit a visión faise máis curta e penso que cando ves a un parlamentario gritar “Viva Cristo Rey” queda moito por facer”, matizó Abuín. La ponencia supuso una revisión de lo que pasó en el 36 y justo antes y una constatación de que la historia a veces se repite. “É preciso facer un gran labor didáctico e de antifascismo”.


Como un libro abierto Marcelino Abuín explicó el por qué de la República en el año en el que se dio y los motivos por los que algunos “solo tiñan como principal obxectivo deslixitimar ese goberno”. Abuín incidió en que “a República foi a democracia que era posible no ano 1931”. Volviendo de nuevo a un salto al presente advirtió que “hoxe en día estanse a repetir argumentos dos anos 30 que eran os que xustificaban o golpe de Estado. Estase a revivir un debate que non é de hoxe, senón de moitas décadas atrás. Chegamos ao punto de que se usa a palabra comunista como un insulto hacia unha ministra”.


La Vilagarcía del 36

La ponencia de Abuín fue navegando por la realidad social y política de Vilagarcía hasta desembocar en el estallido de la Guerra Civil. Surgen nombres ya previamente como el de Wesceslao González Garra “un vilagarciano que lle mandaba cartos a Mola para preparar o golpe do 36 e que tiña un claro lazo cos golpistas”. Tras el golpe Abuín incide en que “en Vilagarcía viñeron de fóra para instalar aquí o poder, non foi dende dentro”. En la capital arousana se encontrarían con dos resistencias, la institucional personalizada en el gobierno municipal y la de los sindicatos. “Créanse grupos de defensa en torno ao municipio en Bamio, O Rial, en O Pousadoiro... intentando bloquear Vilagarcía fronte a un centro xa dominado polos golpistas. O control da periferia é da resistencia”. Una resistencia que se fue debilitando con una represión feroz y abrazada por el terror. “Cando aparecen cadáveres nas cunetas... non hai mellor fórmula para atemorizar”, asegura el historiador. De hecho del gobierno municipal “todos foron apresados e dous fusilados. Eran revolucionarios? Pois non”. Las justificaciones para tales apresamientos figuran por escrito en los archivos. “Algunhas tan surrealistas como que “lo vimos pasear con Elpidio Villaverde”.


Abuín viajó con sus palabras a los “fuxidos” en el monte y a nombres como el de Berrugueto “El gitano” en torno al cual se creó una guerrilla de resistencia que acaba cayendo. El historiador incidió en su ponencia que “o golpe de Estado vai contra os obreiros. Nunca unha loita de clases tivo maior expresión que no golpe do 36. Non había a cultura de pacto cos traballadores”. Tras los años duros de la guerra llegó la dictadura. “A partir daí había certa calma por supervivencia pura e dura”, culmina el carrilexo.

Marcelino Abuín: “Hoxe repítense argumentos que no ano 36 querían xustificar o golpe”

Te puede interesar