lunes 14.10.2019

“O meu despacho estará sempre aberto e a man, tendida” dice el regidor

Pese a su mayoría Alberto Varela apeló a la “colaboración mutua” con la oposición para sacar “adiante os retos”

Alberto Varela abraza a Tania García, la número 2 de la formación y de su gobierno  | gonzalo salgado
Alberto Varela abraza a Tania García, la número 2 de la formación y de su gobierno | gonzalo salgado

Alberto Varela se remontó al año 1915 y a la visita del pintor Joaquín Sorolla a Vilagarcía para hilar un discurso en el que habló de “colaboración”, de “diálogo” y también de los retos que la ciudad tiene todavía por delante. El regidor socialista empezó su intervención tras ser investido haciendo referencia a los exalcaldes (allí presentes) promotores del trabajo que se realizó en años anteriores. “Chegamos ata aquí a ombreiros de xigantes”, promulgó. 

El regidor socialista, que coge por segunda vez el bastón de mando de Ravella, incidió en que “hoxe sinto o mesmo que aquel día en que, por primeira vez, tomei posesión como alcalde: unhas cóxegas que me recorren todo o corpo e que son síntoma dunha enorme responsabilidade”.

“Todos somos necesarios”
Su intervención giró en torno a dos grandes ejes. El primero el de tender la mano al resto de los grupos de la oposición, consciente no obstante de que goza con una amplísima mayoría que le ofrece un mandato tranquilo. “Na construción dunha cidade todos somos necesarios, ninguén sobra. Non importa tanto o número e a orde de sumandos, senón o resultado da suma en si”, señaló.

El segundo pilar de su discurso fueron aquellas cuestiones que todavía quedan por cumplir para completar el “modelo de cidade” en el que el PSOE lleva insistiendo tanto tiempo. “Esta cidade ten retos con maiúsculas cuxa solución non basta con que un só grupo teña máis respaldo que os demais.

A creación dun centro de saúde, o desdobramento da estrada a Pontevedra, o saneamento do noso litoral, a aprobación do Plan Xeral, a mobilidade sustentable ou a intermodalidade no transporte son retos nos que nin debemos nin queremos estar sós”, manifestó el socialista. En este afán por el diálogo y abrir el programa a todos los grupos advirtió que “o meu despacho estará sempre aberto e a man, tendida”. Eso sí, apeló a la “colaboración mutua, pero tamén á responsabilidade. Suxerir, pedir ou propoñer é fácil, pero outra cousa é ser consciente da realidade social e económica da nosa veciñanza e facer un uso correcto dos medios dos que se dispón”.

Fue en esta línea en la que el alcalde apeló a la necesidad de “xestionar con eficacia, estar atentos ás oportunidades que se presentan, como ocorreu cos fondos europeos, ou chamar a todas as portas na busca de financiación para seguir investindo en Vilagarcía”.

Eso sí, el alcalde también tuvo palabras para el necesario apoyo de otras administraciones. Fundamentalmente, y aunque no la nombró directamente, refiriéndose a la Xunta de Galicia con la que este último mandato hubo sus más y sus menos. “Sería desexable que algunhas das outras administracións coas que temos que colaborar sexan sensibles ás demandas dos veciños de Vilagarcía, con independencia da cor política de quen goberna circunstancialmente”, reseñó el regidor.

No dudó Varela de aprovechar la ocasión para hablar del tan repetido “modelo de cidade” apuntando que “nós témolo claro: a Vilagarcía que queremos é unha cidade aberta, solidaria, con igualdade de oportunidades e con calidade de vida”. Aprovechó para hacer un repaso de aquellas cosas que realizó su gobierno en el pasado mandato. “A política de humanizacións de rúas e prazas, acompañada dunha rede de aparcamentos gratuítos; a aposta pola mobilidade sostible e a intermodalidade do transporte; a ampliación dos servizos sociais; as axudas aos estudantes e os emprendedores garantindo a igualdade de oportunidades. Aínda recoñecendo que quedan cousas por facer”, repasó.

Varela también citó a Galeano tomando como suya la frase “o horizonte é a utopía, e cando un camiña cara el, o horizonte afástase”. Apuntó que “ese é o noso traballo: camiñar” porque “temos a responsabilidade de deixarlle aos nosos fillos unha Vilagarcía mellor da que nós atopamos, como antes o fixeron por nós. Para esa tarefa, como dixen aquí hai xusto catro anos, conto con vós e quero que vós contedes conmigo”. 

Comentarios