lunes 09.12.2019

Multan a un empleado de seguros que fingió el robo del dinero de los recibos

Declaró ante la Policía Nacional que le habían golpeado en el rostro para llevarse la riñonera, pero era falso
Los hechos habrían ocurrido en la calle Vista Alegre, pero no dejaron ningún rastro | g.s.
Los hechos habrían ocurrido en la calle Vista Alegre, pero no dejaron ningún rastro | g.s.

El empleado de una empresa de seguros de Vilagarcía pagará una multa de algo más de quinientos euros por fingir un robo. La Audiencia provincial ratifica una sentencia anterior del Juzgado de lo Penal número 3 de Pontevedra y considera probado que el hombre es autor de un delito de simulación de delito.

Fue en septiembre de 2016 cuando el condenado acudió a la Comisaría de la Policía Nacional de Vilagarcía para denunciar que un individuo lo había asaltado en plena calle Vista Alegre y, tras golpearle en el lado derecho del rostro, le había sustraído una riñonera en la que llevaba, aproximadamente, unos 3.000 euros correspondientes a los cobros de la empresa.

La labor investigadora de los agentes permitió comprobar que el testimonio arrojado por el denunciante era falta, por lo que no se llegó a producir la incoación de un procedimiento penal.

Sin rastro en las cámaras

Por estos hechos, el trabajador de la compañía de seguros fue condenado en primera instancia, pero decidió recurrir a la Audiencia alegando, en primer término, una vulneración del derecho a la presunción de inocencia.

Argumentaba su defensa que el acusado aportó un parte médico, pero el tribunal señala que el cuadro clínico presentado no excluye la autolesión. También rechaza la Audiencia el argumento de las contradicciones en las declaraciones de los agentes sobre las cámaras presentes en el lugar, que considera “irrelevantes”.

A cambio, el tribunal tiene en cuenta que el condenado no pudo aportar ningún tipo de dato sobre el agresor, ni de dónde procedía o por dónde abandonó el lugar; además, señala la sentencia las contradicciones entre lo declarado en fase de instrucción y en el acto del juicio oral sobre la hora en la que ocurren los hechos; asimismo, el tribunal tiene en cuenta que el supuesto robo se habría producido en una zona céntrica, concurrida en esos momentos; y que las cámaras de un establecimiento próximo no recogen en ningún momento la imagen del empleado de la aseguradora.

Por último, la sentencia alude a los propios antecedentes del condenado, que dos años habría denunciado un robo producido en idénticas circunstancias. Por todo ello, la Audiencia ratifica el fallo dictado en primera instancia y condena al empleado por simulación de delito.

Comentarios