viernes 27/11/20

La obra de Alcampo acelera sin que se cambiase el proyecto para hacer un centro comercial

La obra del Alcampo en la finca de la antigua Megasa avanza a un ritmo acelerado sin que por el momento se haya presentado en Ravella ninguna modificación del proyecto

La construcción del nuevo Alcampo se encuentra ya muy avanzada | gonzalo salgado
La construcción del nuevo Alcampo se encuentra ya muy avanzada | gonzalo salgado

La obra del Alcampo en la finca de la antigua Megasa avanza a un ritmo acelerado sin que por el momento se haya presentado en Ravella ninguna modificación del proyecto para hacer un centro comercial. Pese a que la caducidad de la suspensión de licencias permitiría a la firma cambiar los planes y regresar a la idea que tenían en un principio para los terrenos de As Carolinas, por el momento no han dado ningún paso en este sentido para tranquilidad de los pequeños y medianos comerciantes, y de la asociación que los representa, Zona Aberta.

La firma modificó su proyecto hace un año tras la puesta en marcha de la suspensión de licencias a centros comerciales por parte del gobierno de Alberto Varela, que contempla esta medida como una defensa de un modelo de ciudad de respeto al pequeño comercio y basado en una centralización de la actividad económica.

Así, Alcampo adaptó su proyecto a la nueva normativa, pese a que esa no era la idea que barajó en un primer momento. La intención de la firma era la de poner en marcha en As Carolinas un centro comercial al estilo del que ya funciona en otras localidades de toda España, con el hipermercado como eje central y alrededor algunas tiendas.
Una idea que contó desde el momento en el que se hizo pública, ya durante la época de Tomás Fole en la Alcaldía, con la oposición frontal de Zona Aberta, la asociación que representa al pequeño y mediano comercio local.

Un rechazo al que se unieron los partidos de la oposición, entre ellos el PSOE, ya con Varela como candidato, que prometió medidas para frenar el centro comercial. Con la llegada de los socialistas a la Alcaldía, el asunto regresó a primer plano y se valoraron varias medidas, optando finalmente por la suspensión de licencias..

Reflejado en el PXOM
Sin embargo, la medida tenía fecha de caducidad: Ravella contaba a partir de entonces con un año para aprobar inicialmente la revisión del Plan Xeral de Ordenación Municipal. En principio el plazo no era muy ajustado y desde el equipo de Varela contaban con que no fuese un impedimento. Pero los planes para Eptisa, la firma redactora, eran otros y un ERE echó al traste los plazos.

Los contratiempos ya se subsanaron y los nuevos responsables de la empresa siguen adelante con la revisión del PXOM vilagarciano. La intención del gobierno socialista es la de que el nuevo Plan Xeral refleje un modelo de ciudad lejos de grandes superficies comerciales que lleven hacia las afueras la actividad económica y de ocio que ahora se disfruta en el centro. Por ello, la suspensión de licencias volverá a activarse en el documento. l

Comentarios