miércoles 03.06.2020

Pesar en Carril por el fallecimiento de Jesús Lorenzo, fundador de Los Peperetes

Jesús Lorenzo en la sede de su empresa
Jesús Lorenzo en la sede de su empresa

En las crónicas gastronómicas de Malasaña abundan referencias a "Los Peperetes", las conservas artesanales por las que suspiran hoy más que nunca los madrileños más chic y que tienen su origen en el balcón a Cortegada que vio nacer, crecer y partir a Jesús Lorenzo Crespo.

Fue al inicio de la década de los noventa del pasado siglo cuando este emprendedor, criado entre pescados y mariscos, vio clara la idea. Comenzó a elaborar conservas de sardinillas y berberechos cerrándolas con una cerradora manual. Tres años más tarde nació la marca "Los Peperetes". El nombre lo dice todo. Rinde homenaje a esa palabra gallega que habla de algo agradable, deseado, sabroso. En la sencillez del mensaje estuvo el éxito de una marca que lleva Carril por las mesas de los mejores restaurantes nacionales e internacionales.

Y en esa labor tuvo mucho que ver la apuesta decidida de Jesús Lorenzo por lo artesanal. "Aunque se puede mecanizar, lo hacemos manualmente", aseguraba a este diario en una entrevista realizada once años después de la puesta en marcha de la empresa, con la que siguen adelante su mujer e hijos. Su visión de proximidad fue la clave de una marca que ya forma parte del sentir de la sociedad carrilexa y, por extensión, vilagarciana, que hoy lloran su pérdida.

Jesús Lorenzo Crespo puso rumbo hacia otros mares. Pero deja estela.

Comentarios