domingo 15.09.2019

Piñeiro comparece como investigada en una pieza de la “Operación Patos”

La alcaldesa de Moraña se acogió a su derecho de no declarar alegando desconocer el contenido del expediente

La alcaldesa de Moraña a su llegada al juzgado de Pontevedra para declarar | salvador sas
La alcaldesa de Moraña a su llegada al juzgado de Pontevedra para declarar | salvador sas

La alcaldesa de Moraña, Luisa Piñeiro, compareció ayer como investigada en el Juzgado de Instrucción número 1 de Pontevedra  en una pieza de la conocida Operación Patos. La regidora llegó a las dependencias judiciales acompañada de su abogado y, una vez dentro, se acogió a su derecho de no declarar. A la salida justificó esta postura haciendo hincapié en la “premura” con la que, a su juicio, se está dando todo el proceso y en que su abogado no ha tenido tiempo de “consultar el expediente correctamente”. La primera edila, que revalidará en su cargo después de los últimos comicios municipales en los que ganó con mayoría absoluta, señaló que ““si voy a declarar sobre algo tengo que ser conocedora de la causa” y recordó que no “tengo nada” en relación al citado expediente, ya que “fue tramitado íntegramente por la Diputación de Pontevedra”. Una Diputación gobernada en el momento que se investiga por el también popular Rafael Louzán.

De hecho la investigación de esta pieza de la Operación Patos se centra en la contratación en el año 2013 de unas obras en el campo de fútbol de Moraña impulsadas por la administración provincial y adjudicadas a la empresa Eiriña, epicentro de la supuesta trama corrupta investigada.
La Fiscalía sostiene que fue a petición de Luisa Piñeiro que se realizó una modificación en el proyecto y que el segundo concurso público fue amañado para atribuírselo a esta misma empresa que, según los investigadores, ya había realizado esas nuevas obras. Según el auto de citación la alcaldesa de Moraña habría sido colaboradora necesaria para que el resto de investigados, otras ocho personas, cometiesen un delito de prevaricación. 

Piñeiro sostiene que su única participación en esta cuestión es haber firmado un escrito que fue remitido a la administración provincial en el que solicitaba un campo de fútbol de hierba sintética. De hecho ella misma garantiza que es el único papel en el que aparece su firma.

La alcaldesa de Moraña recordó que ya había declarado como testigo en esta causa hace tres años y explicó que durante todo este tiempo “no me he negado a ninguna contestación”. De hecho defendió que “en todo momento he colaborado totalmente con la justicia”.

El expediente investigado data, como se ha dicho, del año 2013 y la Fiscalía sospecha que el propietario de Eiriña, Enrique A.P., es uno de los cabecillas de la trama.

Comentarios