lunes 01.06.2020

La Plataforma promete mantener su lucha por la sanidad pública en un día de “loito” para O Salnés

El PP aprobó ayer en solitario la reforma de la Lei de Saúde a pesar del rotundo rechazo de la oposición y colectivos sociales que la consideran portadora de recortes en la sanidad pública empezando

La Plataforma do Salnés en la concentración celebrada ayer ante las puertas del Consistorio | gonzalo salgado
La Plataforma do Salnés en la concentración celebrada ayer ante las puertas del Consistorio | gonzalo salgado

El PP aprobó ayer en solitario la reforma de la Lei de Saúde a pesar del rotundo rechazo de la oposición y colectivos sociales que la consideran portadora de recortes en la sanidad pública empezando por la desaparición de cuatro áreas sanitarias, entre ellas la de O Salnés. Así, mientras los populares defendían en la Cámara que es para “mellorar” y pedían tiempo para comprobarlo, en Vilagarcía se desarrollaba el último acto de una protesta iniciada hace ocho meses para frenar el cambio legislativo y, aunque no pudo ser, desde la Plataforma pola defensa da Sanidade Pública do Salnés prometieron: “Seguiremos loitando pola defensa dos intereses dos cidadáns” y porque “estamos fartos de recortes” y, una vez más, pidieron la implicación de “todos”. Fue ante la Casa Consistorial de la capital arousana y el encierro –el quinto– y la posterior concentración contó con más de medio centenar de participantes.

Representantes sindicales de los trabajadores sanitarios de la comarca como Rosa Casal, de UGT, y Ramón Barreiro, de CESM-Omega, leyeron un manifiesto asegurando que la reforma persigue tres objetivos: transformar los hospitales comarcales en “grandes ambulatorios para reducir o gasto”, “utilizar” las listas de espera para “desviar pacientes á sanidade privada” usando “a lei de garantías de tempos de espera” y “recentralizar a xestión” de la Atención de Primaria para “controlar o acceso a hospitais” porque “non quere autonomía na xestión”.

Sin el área sanitaria
Resumieron la situación como “un día de loito” para la comarca por “o rodillo da maioría absoluta do PP”, al que “non lle importa a oposición de tantas persoas que saimos á rúa”–incluyendo una multitudinaria manifestación en la ciudad–. También dibujaron el nuevo escenario, tras la supresión del área sanitaria: listas de espera “máis longas”, la “pérdida” de especialidades”, la “falta” de personal y el “deterioro” en Primaria. Aunque insisten en que ya se perdió con la implantación de la EOXI, que supuso la integración del Hospital do Salnés en el área de Pontevedra. De hecho, relataron que el centro de Ande carece de una máquina de resonancia magnéticas, una “proba do máis común” y “moi usada” para diagnósticos, mientras que se compró una segunda para Montecelo.

“O cura non cura”
Esta cuestión y otras como que la Consellería de Sanidade gasta 659.000 euros anuales para pagar curas en la sanidad pública –“O cura non cura”, la llaman–, forman parte de un folleto que reparten entre la ciudadanía preguntándole si todo esto le parecen bien.

Alcaldes arousanos
Por otra parte, alcaldes arousanos contrarios siguieron la sesión en el propio Parlamento. Entre ellos estaban los socialistas Fátima Abal (Cambados), Carlos Iglesias (A Illa) y Alberto Varela (Vilagarcía). Este acusó al PP de la Xunta y de los concellos de “condenar” a los vecinos “a ser pacientes de segunda categoría”. El regidor destacó que con la desaparición del área sanitaria, el hospital “perde categoría” lo que “conlevará unha nova perda de servizos e persoal co que os usuarios da comarca, que tras os primeiros recortes aínda eran atendidos aquí, terán que desprazarse a Pontevedra para case todo”.

Comentarios