sábado 17.08.2019

El Pleno de Catoira evidencia la ruptura entre Castaño y el PP, que amenaza con sacar a la luz el “pacto”

El regidor encontró un respiro en las filas socialistas, que con su abstención permitieron crear la Xunta de Goberno

Xoán Castaño e Iván Caamaño protagonizaron ayer un diálogo de lo más tenso | antonio caeiro
Xoán Castaño e Iván Caamaño protagonizaron ayer un diálogo de lo más tenso | antonio caeiro

El Pleno siguió el guión esperado tras las declaraciones previas de unos y otros protagonistas. Catoira no tendrá, al menos por el momento, ningún liberado. PSOE y PP tumbaron la propuesta del ejecutivo de Castaño para asignar una dedicación parcial a María Paz por 7.000 euros entre julio y diciembre. Más allá de los diversos motivos esgrimidos para avalar el voto, lo que quedó en evidencia durante la sesión celebrada en el Concello fue el inicio de un mandato que se antoja imposible para el regidor vikingo.


“¿Vai aprobar vostede os orzamentos con tres concelleiros?”, inquirió García, adelantándose al que será el próximo problema para el equipo de Castaño. “Tentaremos negociar”, aseguró el regidor, que ya durante su primer pleno en el cargo se enfrentó a críticas sobre falta de diálogo. “Isto vai camiño de ser unha ditadura”, aseguró el portavoz socialista. Sin embargo, los tres ediles del gobierno encontraron un inesperado respiro en las filas del PSOE. Los cinco ediles de García se abstuvieron en el punto siete del orden del día, permitiendo la creación de la Xunta de Goberno contra la que votaron los tres ediles del PP. El regidor incluso les dio las gracias.


“Nós tiñamos que estar aí”, aseguró el portavoz del PP, Iván Caamaño, que en más de una ocasión le recordó a Castaño que “nós fixémoste alcalde”. Aunque las advertencias más peliagudas vinieron en los últimos minutos del Pleno, cuando el edil conservador llegó a decir que “so contará co noso apoio para mantelo no goberno” pero no para aprobar otro tipo de propuestas. “Para o PP a súa palabra perdeuse”, le espetó Caamaño a Castaño poco antes de amenazarlo con sacar a la luz cuestiones de un pacto previo a la investidura que los ediles suspendidos temporalmente del BNG siempre negaron. “Teño probas”, advirtió el conservador. Fue tenso el ambiente durante un pleno de organización en el que se decidió dejar sobre la mesa el último punto, relativo a un informe sobre la contención de gasto, que se debatirá en breve

Rechazo al salario
Castaño defendió su propuesta de gobierno como un “aforro” y aseguró que la ciudadanía quedaría atendida. Apuntó además que se trata de una medida temporal, debido a la falta de partida para cargos de los presupuestos, que se cambiará en diciembre con los nuevos presupuestos. El PSOE dudó de la legalidad de abonar el salario de Paz con cargo a la partida para Personal; mientras que el PP rechazó esta medida al considerar que con ese dinero se reducen las horas extraordinarias y se resienten ciertos servicios, como la limpieza. Castaño incidió en que, con el ahorro de “20.000 euros”, se podrán pagar las extra. Caamaño pidió “seriedade” y que gobierne “o alcalde, non a número dous”.

Comentarios