jueves 26/11/20

La Policía localiza un local clandestino de juego y bebidas en un bajo de Vilagarcía

Los agentes detectaron actividad en el interior en donde se incumplían también las normas Covid
Vilagarcía tiene medidas restrictivas importantes en cuanto a movilidad | gonzalo salgado
Vilagarcía tiene medidas restrictivas importantes en cuanto a movilidad | gonzalo salgado

Una barra de bar, estantes llenos de bebidas alcohólicas, mesas y fichas de póker, máquina tragaperras y hasta cámaras de vigilancia interior. Este es el escenario que se encontraron los agentes de la Policía cuando, el pasado sábado a medianoche, entraron en un bajo de la  avenida Agustín Romero alertados por lo que, al principio, creían que era un robo. Nada más lejos de la realidad. Todo empezó cuando los agentes que patrullaban por el lugar vieron a tres individuos frente a un local con un cartel de “montajes eléctricos” saltándose el toque de queda. Al bajarse del coche patrulla para identificar a los hombres dos de ellos se escaparon y se metieron dentro del supuesto negocio pero lograron interceptar al tercero y solicitar refuerzos al temer que se tratase de un robo. Al llegar la otra patrulla accedieron al local y comprobaron que en su interior había cinco personas. Una de ellas se identificó como el arrendatario del bajo y alegó que lo único que se hacía era una “fiesta de amigos”. Un encuentro que, en todo caso, incumplía las normas vigentes de lucha contra al coronavirus al estar prohibidas en Vilagarcía las reuniones entre personas no convivientes. Todos, sin excepción, incumplían a mayores las normas de distanciamiento social y de uso de mascarilla. Tras instruir las pertinentes notificaciones por incumplimiento de las restricciones desde el punto de vista sanitario la Policía Local procedió a la inspección ocular del local. Comprobaron que estaba amueblado con varios sillones, mesas y sillas y que estaba dotado de una barra de bar con cajones, una nevera con cervezas, refrescos e hielo. También había estantes con numerosas bebidas alcohólicas, varios paquetes de tabaco, una caja metálica con monedas y un sistema de vigilancia interior dotado con varias cámaras cuyas imágenes se motorizaban a través de un ordenador. En el local también había cartas de precios impresas y códigos QR pegados a las paredes para acceder a los precios de las consumiciones. Todo apunta a que su interior se practicaba una actividad comercial sin el permiso exigido.

A mayores la Policía también interceptó en el registro una bolsa de plástico que encontraron tirada en el suelo y que, aparentemente, contenía marihuana.

Tras identificar e informar a los individuos de que se les iba denunciar por incumplir la normativa sanitaria los agentes ordenaron desalojar el local, en el que solo quedó el responsable.

Justo después fue la Guardia Civil Fiscal la que acudió al local de la avenida Agustín Romero para inspeccionarlo y encontrando de nuevo en el interior a tres personas reunidas (el responsable y otros dos jóvenes). Todos fueron denunciados por la dotación por incumplimiento de las normas Covid. Además la Guardia Civil también levantó acta por la actividad clandestina que se realizaba en el interior.

A raíz del atestado de la Policía Local el Concello ordenó ya el precinto y cierre del citado establecimiento.

Siguen los contagios
Las fuerzas de seguridad del Estado incrementan su presencia en las calles con el objetivo de detectar cualquier incumplimiento en las normas dictadas para frenar la pandemia del coronavirus. Y es que Vilagarcía, así como otras localidades de la comarca como Vilanova, Cambados, O Grove y Sanxenxo, tienen restricciones muy específicas en cuanto a movilidad y reuniones. La clave es frenar una segunda ola de contagios que se está dejando notar, y mucho, en O Salnés. Según los últimos datos aportados por el Sergas a los diferentes concellos el número de positivos en Vilagarcía es de 74, uno menos que en la jornada anterior; en Sanxenxo también hay uno menos, pero están en 80, mientras que en Cambados siguen también con una ligera bajada y se fija en 70 el número de casos activos (2 menos). En O Grove las medidas restrictivas también parece que empiezan a hacer efecto con ocho contagios menos y un registro de 47 casos activos. En Vilanova son 25 y en Meis la misma cifra. Preocupa también el incremento de casos en Meaño, como así lo ha señalado el propio alcalde, Carlos Vieitez, en el último Pleno haciendo un llamamiento a la responsabilidad de los vecinos. “Estabamos entre 4 e 8 casos e pasamos a 17”, explicaba.

     Lo que sí es cierto es que la situación en el área sanitaria ha mejorado en cuanto a presión hospitalaria, aunque el número de nuevos contagios es de 67 después de la realización de 997 pruebas PCR. A día de hoy son 1.250 los casos activos y 62 las personas hospitalizadas, de ellas 7 en el Hospital do Salnés y 8 en la Unidad de Cuidados Intensivos.

      La situación en el área sanitaria de Santiago-O Barbanza, en la que también se incluyen algunos de los municipios de la comarca del Ulla-Umia, el número de casos activos es de 993. De ellos hay un total de 40 hospitalizados y 15 personas están siendo atendidas en la Unidad de Cuidados Intensivos. En las últimas 24 horas se han registrado 67 contagios nuevos. 

     El número de fallecidos en Galicia ayer era de 12 personas, ninguna del área saliniense.

Comentarios