miércoles 12/8/20

Ravella y ambulantes sellan un acuerdo para combinar coches y mercado a cambio de más obras de seguridad

Los técnicos y el gobierno estudiarán un posible aplazamiento a octubre del traslado de los puestos
Los placeros antes de salir hacia Ravella, con bolsas del mercado | M. FERREIRÓS
Los placeros antes de salir hacia Ravella, con bolsas del mercado | M. FERREIRÓS

El gobierno local llegó a un acuerdo con los ambulantes para combinar tráfico y mercado en Alexandre Bóveda, a cambio de más obras de seguridad y una posible moratoria del traslado hasta octubre.

La reunión tuvo lugar ayer y los vendedores defendieron su propuesta de extender los puestos por Castelao, Praza Galicia y Rey Daviña. El ejecutivo defendió esta opción como “inviable”, por criterios de “mobilidade” y por “prexudicar os intereses de terceiros”. Y es que en estas calles existen varias entradas a garajes, así como portales que “quedarían illados” y establecimientos hosteleros que cuentan con autorización previa para la instalación de terrazas.

El Concello señala que los ambulantes entendieron estas razones y que, por su parte, descartaron la opción de desplazarse al parque de A Xunqueira. De esta manera, solo quedó sobre la mesa la primera de las opciones planteadas por el ejecutivo: Mantener una única línea de puestos en Alexandre Bóveda. El resto se repartirán por Arcebispo Lago y parte de su plazoleta.

Ravella defiende que esta es la alternativa “máis beneficiosa” ya que se garantiza “a fluidez do tráfico, ao permitir a circulación de forma permanente por Alexandre Bóveda en dobre sentido” y, al mismo tiempo, el mercadillo continúa ligado a la Praza, “por diante con esta liña de ambulantes en paralelo e encarados co edificio de Abastos e, por detrás, con toda a zona peonil do río ocupado xunto co aparcamento da Praza da Verdura”.

Esta opción implica la realización de una obra de ensanche de aceras y la limitación de la zona a 30 kilómetros hora, medida que ya se adoptó. Además, se instalarán sistemas de calmado de tráfico y desde el Concello se comprometen a estudiar otras medidas para separar físicamente el espacio de los ambulantes de la zona de la calzada.

Los ambulantes también pidieron una moratoria, dado que el verano es época alta de ventas que ahora necesitan más que nunca tras la crisis del coronavirus. El ejecutivo y los técnicos municipales estudiarán la posibilidad de mantener todo el mercado en Alexandre Bóveda durante la temporada estival y aplazar, hasta octubre, el traslado de los puestos que es necesario cambiar de zona.

Reunión con los placeros

Ahora queda pendiente la respuesta de la otra parte del conflicto, los placeros, que ayer cerraron sus puestos y llevaron su protesta a Ravella. Al término de la reunión con los ambulantes, el gobierno local se puso en contacto con el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Plaza para convocarlos a un encuentro en el que se les explicará, “con detalle”, el acuerdo alcanzado.

Por su parte, el grupo municipal del Partido Popular lamenta lo que define como “obsesión socialista por acabar con el mercado y el mercadillo” que son, señalan, “dos de los mayores reclamos económicos y turísticos que tenemos en Vilagarcía”. l

Comentarios