miércoles 21.08.2019

Ravella se ciñe a las resoluciones que niegan la propiedad comunal en Guillán

La Comunidad de Montes reclama la titularidad de la finca sobre la que se asienta el campo de fútbol

La finca por la que litigan comuneros y Ravella es sobre la que se asienta el campo de fútbol y los depósitos de agua de los vecinos | g. salgado
La finca por la que litigan comuneros y Ravella es sobre la que se asienta el campo de fútbol y los depósitos de agua de los vecinos | g. salgado

El Concello se ciñe a las resoluciones del Xurado Provincial de Clasificación de Montes que desestiman los recursos de reposición interpuestos por la Comunidad de Montes de Guillán sobre los terrenos denominados “Garabulla e outros” y “Monte Outeiro”.

Aunque el problema parte del mandado anterior, con el PP en Ravella, el actual gobierno socialista asume las resoluciones que desestiman que la propiedad pertenezca a los comuneros.
Ambas fueron dictadas el 8 de noviembre de 2018 y, en el caso del expediente sobre los terrenos denominados “Garabulla e outros” el dictamen del Xurado Provincial ratifica íntegramente la resolución de no clasificación dictada con fecha del 8 de marzo de 2016 “por non concorrer os requisitos fixados na Lei de Montes 13/1989”.

En cuanto al segundo caso, es decir, a Monte Outeiro, también se ratifica la resolución de no clasificación de fecha 25 de febrero de 2016 “por non conocorrer os requisitos fixados na Lei de Montes 13/1989 ao non quedar suficientemente acreditado o aproveitamento consuetudinario sobre a parcela polos veciños de Guillán”.

Desde el ejecutivo que preside Alberto Varela inciden en que “independientemente de que es un tema que viene del anterior mandato” se ciñen a las dos resoluciones oficiales que hay, hasta el momento, sobre estos terrenos.

Respetarán igualmente, indican fuentes municipales, el fallo del tribunal, “sea cual sea”, ya que la Comunidad de Montes de Guillán presentó un contencioso para reclamar la titularidad de ambas parcelas.

Hasta el momento, las dos resoluciones dan la razón al Concello, aunque la Comunidad de Montes asegura que puede demostrar la titularidad desde hace años.

Sin acuerdo 
La finca que más preocupa a los comuneros de Guillán es aquella sobre la que se asienta el campo de fútbol, actualmente en desuso. Es una superficie de unos 1.500 metros cuadrados, en la que también están los depósitos de agua de los vecinos.

Ramiro Padín, presidente de la Comunidad de Montes, explica que tiene un documento del Catastro de 2010 en el que se señala la finca como propiedad de la entidad. No fue hasta cuatro años después cuando pasó a manos del Concello, según la versión de los comuneros, que se enteraron del cambio “de casualidad”. De hecho, Padín ya era secretario de la Comunidad cuando se produjo la modificación y, sin embargo, asegura que “nadie me notificó nada, cuando tendría que llevar mi firma”. Por ello, y tal y como lo decidió la asamblea, los comuneros están dispuestos a llegar a los tribunales y ya dieron los primeros pasos para ello. Antes, iniciaron un diálogo con el Concello pero aseguran que, aunque desde el ejecutivo “nos dijeron que no querían los terrenos” no tomaron las medidas necesarias para renunciar a los mismos.

Comentarios