Lunes 19.11.2018

Ravella deja prescribir el cobro de 117.000 euros en tasas e impuestos

Las arcas municipales dejarán de percibir un total de 117.516,97 euros en tasas e impuestos, tras prescribir el derecho a cobro. El expediente de baja de saldos de ejercicios cerrados, que firma Tania García Sanmartín como alcaldesa en funciones, incluye deudas desde 2005 hasta ocho años después.

El Concello dejará de percibir más de cien mil euros en tasas e impuestos al caducar el derecho a cobro | oubiña
El Concello dejará de percibir más de cien mil euros en tasas e impuestos al caducar el derecho a cobro | oubiña

Las arcas municipales dejarán de percibir un total de 117.516,97 euros en tasas e impuestos, tras prescribir el derecho a cobro. El expediente de baja de saldos de ejercicios cerrados, que firma Tania García Sanmartín como alcaldesa en funciones, incluye deudas desde 2005 hasta ocho años después.
La mayor parte son de pequeña entidad, por recogida de basura o alcantarillado, aunque hay algunas de cierta entidad, como una de 1.280 euros del Imposto Incremento Valor Terreos Natureza Urbana, del año 2010. Por entonces, gobernaban socialistas y nacionalistas, aunque también hay diversos expedientes caducos de la época del conservador Tomás Fole en la Alcaldía. El IBI es el impuesto que más se repite en el listado de deudas prescritas y también el que arroja las mayores cantidades, en términos generales.
El expediente de baja fue aprobado inicialmente por el Pleno de la Corporación en julio de este año y, con la publicación en el Boletín Oficial de la provincia de Pontevedra, se produce su aprobación definitiva, tras transcurrir el plazo de exposición pública sin que se produjesen alegaciones.
Reducción del IBI rústico
Por otra parte, el gobierno socialista propone rebajar el IBI rústico en un 14,3 por ciento y reducir el tipo del urbano hasta el 0,52, así como congelar el resto de tasas. Así lo anunciaron durante la reunión que mantuvieron con la oposición, en la comisión de ordenanzas. La propuesta, según señalan desde Ravella, está abierta a negociación, pero “sempre atendendo ao equilibrio económico das arcas municipais”.
La reducción fiscal más importante es la rústica, con un descenso del coeficiente del 0,70 actual hasta el 0.60. Además, desde el gabinete de Alberto varela inciden en que el urbano a aplicar en 2019 quedaría en el 0.52, “moi lonxe do 0.60 co que comezou a lexislatura en 2015. Esta última redución mellora incluso as previsións máis optimistas dos socialistas, que no seu programa electoral comprometíans a reducir gradualmente o IBI ata o 0.54 nos seguintes catro anos”.
Las rebajas propuestas se basan en los cálculos realizados por Tesorería y se establecen, aseguran fuentes municipales, de forma que los ingresos municipales no se vean resentidos y para mantener el equilibrio. l

Comentarios