jueves 13/8/20

Ravella pagará un 6 % más a Clece para que siga con la limpieza de instalaciones

La empresa ya se dirigió en varias ocasiones al gobierno local para rechazar la prórroga del servicio

El Concello es una de las instalaciones incluidas en el pliego | gonzalo salgado
El Concello es una de las instalaciones incluidas en el pliego | gonzalo salgado

El Concello acordó incrementar en un seis por ciento la facturación de la limpieza de edificios municipales para que la empresa concesionaria, Clece, continúe haciéndose cargo del servicio. La  firma se dirigió en varias ocasiones al ejecutivo de Alberto Varela para rechazar la prórroga del servicio, ya que el contrato finalizó hace meses. Sin embargo, los socialistas decidieron prorrogarlo hasta que fuese sacado a concurso.

Por ello, la empresa volvió a enviarle un escrito a los ediles que fue debatido en la Xunta de Goberno Local del ocho de abril. En dicho documento, la firma advertía que, de no haber un incremento en la facturación, dejarían de realizar la limpieza de edificios e instalaciones municipales a partir del 31 de marzo.

Ante este ultimátum, el ejecutivo que preside el socialista Alberto Varela decidió aceptar una de las propuestas que planteaba la firma, y que pasa por un incremento del seis por ciento en la facturación.

Las adjudicatarias de los servicios que se prestan a la administración no están obligadas a aceptar las prórrogas que se contemplan en todos los contratos, pero la ley sí obliga a continuar con el servicio, por interés público, hasta que se licite. Eso sí, la firma no tiene obligación de aceptar el precio anterior y puede reclamar otro.  

En este caso, Clece alegó que la limpieza de las instalaciones y edificios municipales le supone pérdidas económicas, por lo que reclamó un incremento que iba de un 9 a un 6 por ciento. Finalmente, se acordó la segunda opción.

Para el próximo mandato
El gobierno también acordó comunicar a Clece que se iba a sacar a concurso el servicio. De hecho,  la licitación, por 3,3 millones, de la limpieza de edificios e instalaciones municipales era uno de los puntos del orden del día del último Pleno del mandato.

Sin embargo, durante las comisiones informativas el grupo municipal de Esquerda Unida planteó sus dudas sobre un posible perjuicio para la plantilla. Ante esta situación, el ejecutivo decidió retirar el asunto del Pleno para analizar las dudas que plantean desde EU.

De esta manera, la licitación de uno de los servicios con más presupuesto de todos los que presta el Concello tendrá que esperar hasta el próximo mandato. Es solo uno de los pliegos que está atascado en los cajones de Ravella. Al próximo gobierno, por ejemplo, le queda encomendado el contrato de la basura o el de Prevención y Riesgos Laborales, que lleva prorrogado quince años de forma irregular, pese a que se firmó por doce meses.

Comentarios