jueves 24/9/20

Reportaje | El barrio de A Torre busca relevo generacional para su asociación

El abandono de los barrios por las zonas más urbanas y la pérdida de fuelle del movimiento asociativo son algunas de las razones que han hecho que en A Torre se las vean y se las deseen para lograr un relevo

La curva fue un caballo de batalla de los vecinos desde 1978 | g. salgado
La curva fue un caballo de batalla de los vecinos desde 1978 | g. salgado

El abandono de los barrios por las zonas más urbanas y la pérdida de fuelle del movimiento asociativo son algunas de las razones que han hecho que en A Torre se las vean y se las deseen para lograr un relevo generacional para su Asociación de Vecinos. El último presidente del colectivo, José Antonio Cora Mouriño, y otros miembros de la última junta directiva llevan meses formando parte de una Xestora. “Facémolo porque quedan pequenas cousas por resolver, pero realmente eu xa non son presidente da Asociación”, explica Cora.
Curiosamente la Asociación de A Torre hace este año 40 años y pasa por sus momentos más bajos. “Non é unha cousa que só pase aquí na Torre, senón que en todas as parroquias seguen os mesmos dende hai moitísimos anos e non atopan relevo”, dice Cora Mouriño. De hecho bien es cierto que en casos como Rubiáns o en Cea las caras visibles son las mismas que en las dos últimas décadas.

Los orígenes
El presidente “oficioso” de la Asociación de A Torre incide en que “cando se fundou o movemento asociativo os barrios carecían absolutamente de todos os servizos. Iso foise conseguindo coas diferentes corporacións e a base de pelexar moitísimo. Agora pois as sensibilidades que hai van enfocadas a outros termos”. De hecho Cora Mouriño pone como ejemplo la peligrosa curva de A Golpelleira que, ahora, parece que va a resolverse por parte del Concello. “Ese foi o noso principal cabalo de batalla entre os veciños dende o ano 1978. De feito conseguimos que se nos cederan 3 metros de terreo e foramos nós mesmos a anchear a pista, que era aínda máis estreita do que é agora”.
En A Torre se convocaron elecciones para el relevo de la directiva de la asociación en mayo de 2017 y hace tan solo unas semanas. En ninguna de las dos citas se consiguieron nombres para ponerse al frente del colectivo. “Nós agora estamos en stand by para non deixar todo tirado. Temos unha serie de compromisos adquiridos e por iso seguimos para rematalos de modo simbólico”, explica Cora.

Las causas
Aparte del elevado índice de edad en el barrio de A Torre, “A xente nova marcha para o centro. Estamos en barrios totalmente dormidos”, Cora Mouriño (que en su día fue concejal en Ravella) entiende que “todas as corporacións en xeral ningunearon bastante o movemento asociativo e iso déixate moi baleiro. Leva a que haxa unha situación de desencanto e desilusión xeral”.
En todo caso todavía hay tiempo para reactivar una asociación que acumula cuatro décadas a sus espaldas y que llegó a tener más de 200 socios previo pago de cuota. “Estaría ben que xente nova, sangue nova, collese as rendas e fixese algo”, dice Cora Mouriño. Porque, e insiste en ello, en A Torre todavía quedan cosas por pelear.

Comentarios