Sábado 17.11.2018

Reportaje | O Salnés, última etapa del reto de vivir con una enfermedad intestinal

El pontevedrés Víctor Loira culminó ayer una ruta por Galicia de 1.320 kilómetros por una buena causa. Lo hizo alternando una bicicleta y un patinete y en el camino se encontró con gente maravillosa que incluso le recibió en alguna de las etapas

El pontevedrés Víctor Loira culminó ayer una ruta por Galicia de 1.320 kilómetros por una buena causa. Lo hizo alternando una bicicleta y un patinete y en el camino se encontró con gente maravillosa que incluso le recibió en alguna de las etapas diarias que vertebraron este reto y hubo quien se animó a pedalear unos kilómetros junto a él. Hasta aquí todo muy bonito, pero tras enfermedades como la de Crohn, que el mismo padece desde hace 16 años, hay cosas muy feas. Hay diarreas, dolor crónico, sangrado, problemas de piel, de huesos... Además del hecho de vivir con una bolsa pegada al cuerpo (es un paciente ostomizado), y la sociedad tiene que saberlo. “Fago isto para sensibilizar á xente para que non se nos poñan trabas. Por exemplo, tendo que ir ao baño 15 veces ao día imaxina que estás na cola para facer a renda e tes que deixala e se che pasa o número, colles outro e tes que volver marchar. Ao final tardas tres horas para un simple trámite”, contaba ayer el propio pontevedrés.
En definitiva, cuestiones de la vida cotidiana que se complican de sobremanera y la gente debe saberlo. Loira hace todo esto como enfermo y vicepresidente de la Asociación Socio Sanitaria Educativa Inflamatoria Intestinal (Asseii) para recaudar fondos para mantener el proyecto de ayuda psicológica “Asiéntate”, porque la depresión es la parte más sumergida del iceberg de estas dolencias. Además, un equipo de grabación le ha seguido en estos 18 días para crear un documental que firmará nada más y nada menos que el aventurero y escritor Sebastián Álvaro, director durante 27 años del mítico programa “Al filo de lo imposible”. La de Víctor es “una de las mejores historias que se pueden contar, al margen de la faceta sanitaria y deportiva, hay un fondo con valores de superación, coraje y valentía de gente que cree que el mundo se puede cambiar haciendo estas cosas. Es muy bella”, contaba el madrileño.

“O sofá non é bo”
Ambos hicieron ayer la última parada del reto en el Hospital do Salnés, en compañía de su entrenador Alejandro Gómez y otros amigos que se sumaron. Allí les esperaban la subdirectora de Enfermería del centro de Ande, María Gil,y la enfermera estomaterapéuta Ana Bello, que conoce muy bien a Loira. “O noso obxectivo é que a vida dos pacientes ostomizados non varíe en absoluto e, aínda que hai difentes tipos, é posible”, explicó. No es fácil, pero viendo a Víctor no parece imposible. “A xente ten que saír da súa zona de confort, facer deporte, xa non digo o que fagou eu, pero, mira, nestes días das 22 pastillas diarias que teño que tomar, só tomo sete e son as específicas polo Crohn”, explicó.
El pontevedrés no solo culminaba ayer este reto, el primero de otros muchos de aquí a 2020, también marcó un antes y un después como directivo de Asseii. Quiere dejar paso a otros, para dedicarle más tiempo y tranquilidad a su familia: “O meu reto de todos os días é levantarme da cama e ver á miña muller, o resto é secundario”.
En su peculiar travesía ha ido realizado un particular ritual en centros hospitalarios del Sergas, dejando dípticos y haciendo uso de los baños adaptados para ostomizados que ha ido creando. Ayer despidió la iniciativa en Pontevedra, donde empezó todo y donde fue recibido por amigos y otros pacientes. Pero finalmente sumará más kilómetros porque hoy irá a Santiago, a la Catedral y será recibido por el conselleiro de Sanidade.
Todo ello se podrá ver en el documental sobre su historia, donde se hablará de las cosas feas del Crohn y de la Colitis Ulcerosa y de las bonitas, que las hay, y en mayor medida. l

Comentarios