lunes 09.12.2019

Rumbo a Bruselas para frenar la Mina de Touro y “salvar” las aguas de Arousa

Una comitiva de representantes de colectivos contrarios a la reapertura de la Mina de Touro (entre ellos la Plataforma en Defensa de la Ría de Arousa) desembarcó ayer en Bruselas para, hoy mismo, exigir en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo una comisión de investigación e “información clara”.
Miembros de los colectivos contrarios a la mina, con la eurodiputada del BNG Ana Miranda, en el hemiciclo en Bruselas | f.f.
Miembros de los colectivos contrarios a la mina, con la eurodiputada del BNG Ana Miranda, en el hemiciclo en Bruselas | f.f.

Ni el madrugón a las cuatro de la mañana ni la avería imprevista del autobús a la salida del aeropuerto de Bruselas afectó al ánimo de la comitiva que aglutina a diferentes colectivos contrarios a la reapertura de la Mina de Touro y que hoy mismo expondrán sus preocupaciones y sus demandas en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo. Miembros de la Plataforma Vecinal “Mina Non”, de la Plataforma en Defensa da Ría de Arousa (volcada desde el primer día con esta problemática) y de otros colectivos como la Asociación Petón do Lobo o la Asociación Cova da Crea llegaron ayer a la capital europea de la mano de la eurodiputada del BNG Ana Miranda. Su misión la tienen muy clara: Presionar para que no se reabra una explotación minera “que é o dobre ou triple da que hai agora”.

    “O que queren facer é unha total aberración. Un atentado non só contra o pobo de Touro, senón contra toda Galicia. É un problema medioambiental que vai moito máis alá”, señala la portavoz de la Plataforma “Mina non”, Isabel García.

Sus inquietudes y sus preocupaciones las comparte, de hecho, Pilar Sampedro. Ella es mariscadora, de Palmeira (Ribeira) y la encargada de llevar la voz del sector de la Ría de Arousa a Bruselas. “Claro que estamos preocupados.  Claro que hai medo! Xogámonos o pan e a nosa vida”, reseña.

La comitiva no desembarca en el Parlamento Europeo con las manos vacías. En una maleta con la cara de Hello Kitty viajan botellas de agua recogidas en el río Portapego, muy próximo a la actual mina de Touro y cuyas aguas acaban al final directamente en la Ría de Arousa. “A ver se alguén se atreve a bebela”, ironizan. Y es que además de la afectación “dramática” a las familias que viven en este ayuntamiento de la provincia de A Coruña existe un condicionante ambiental que, aseguran, “actúa” directamente contra la salud del Ulla. Un río que es fuente de alimentación de miles de mariscadores de la Ría arousana.

El cansancio de las horas de vuelo se nota en la comitiva que luce camisetas rojas, “xa medias desteñidas polo moito uso que lle damos”, con el lema de “Mina de Touro- O Pino non” y pancartas tras las cuales lograron llenar la Praza do Obradoiro. Con ellas se introducen en el edificio del Parlamento al que acuden porque “despois de petar en portas como a da Valedora ou a da propia Xunta de Galicia as respostas sempre son as mesmas, nada claras e con moi pouca transparencia”.

“Un auténtico abuso”

La demanda de los afectados por la reapertura de la Mina de Touro es una de las muchas que llegan al Parlamento, en Bruselas. Un organismo que, reconocen, “vemos lonxano”. Todos ellos apuntan que “temos as nosas vidas e deixámolas para loitar por isto porque cremos que é un auténtico abuso o que se pretende facer. Levan xa 30 anos de abusos. Xa está ben. Non podemos pasar unha máis”.

      La lucha contra la reapertura de la mina de cobre -un proyecto tras el que están Cobres San Rafael y la multinacional Atalaya Mining- ha conseguido unir a personas cuyo modo de vida nada tiene que ver. Desde un vecino de Touro hasta una mariscadora de Ribeira. “É un asunto que os vincula a nivel emocional, laboral e vital”, resume perfectamente Ana Miranda.

Una lección de Historia

La de ayer, la primera de las jornadas de las dos que esta comitiva pasará en Bruselas, fue una jornada de reconocimiento del terreno. Los vecinos contrarios a la reapertura de la Mina asistieron a una visita en la que un catalán que lleva más de 30 años en el hemiciclo europeo, Tom Orobitg, sirvió de guía para explicar el funcionamiento de “una casa” en la que trabajan 7.000 personas y en la que en un mismo pasillo se cruzan defensores de la ultraderecha, anti europeístas o creyentes acérrimos de este modelo comunitario. “Isto é Europa”, apunta Ana Miranda. El Brexit o, como no, Catalunya y la prisión de Oriol Junqueras son otros de los temas que se escuchan en los pasillos de un Parlamento en el que se entrecruzan miles de lenguas.

Agenda para hoy

Los afectados por la reapertura de la mina se reunirán hoy a primera hora con la vicepresidenta de la Comisión de Peticiones, la letona Tajtiana Zdanoka. Tres de ellos intervendrán en la misma para pedir no solo que se mantengan vivas sus reivindicaciones, sino que se abra una comisión de investigación que permita una visita a Galicia para elaborar un informe que arroje luz sobre la afectación de este proyecto en el entorno. Mientras tanto todos los colectivos que siguen en la lucha están a la espera de una resolución de la declaración de impacto ambiental del proyecto de la Xunta de Galicia “que non dá chegado”. Por lo de pronto hoy sus voces se escucharán en Europa.

Comentarios