jueves 28/1/21

Sanxenxo sube diez casos en un fin de semana de malos datos en O Salnés

La Policía Local de Vilagarcía denuncia a un hombre que se saltó el toque de queda y cenó en 
casa de unos amigos
Gente con mascarilla paseando por una de las zonas más céntricas de Sanxenxo | d.a.
Gente con mascarilla paseando por una de las zonas más céntricas de Sanxenxo | d.a.

Los contagios siguen disparados en O Salnés, la única comarca gallega donde no logró reducirse las cifras de afectados por coronavirus con las restricciones especiales. Caso especial es el de Sanxenxo, que suma diez nuevos casos en un solo día y, con 94, se sitúa ya muy cerca del medio centenar y con una incidencia acumulada muy alta. Vilagarcía también sube en dos casos y, con 81, supera ya la cifra que había cuando se decretó el cierre perimetral.

De hecho, O Grove fue el único concello de la comarca que logró bajar casos, uno, situándose en 46. Vilanova, por su parte, se mantiene en 27. El resto, suben: En Cambados hay dos más y suman ya 72, Meaño, con uno más, alcanza los 23. La misma cifra sube su vecino Meis, que tiene 29 positivos.

 Todos ellos tienen una incidencia acumulada a catorce días superior a los 250 casos por cada cien mil habitantes, por lo que están en riesgo alto. La misma situación se da en concellos de Ulla- Umia como Valga, Caldas y Moraña y, ya en la zona norte, Ribeira consigue reducir la tasa y se sitúa en el tramo de los 150 a 250, mientras que Boiro sigue en riesgo alto. Los alcaldes piden a los vecinos que cumplan escrupulosamente con las normas establecidas para el control del virus.

Alcoholemia

Eso fue precisamente lo que no hizo un vecino de Vilagarcía que  fue interceptado por la Policía Local. Se trata de un joven que circulaba por la vía pública a la una de la madrugada, saltándose así el toque de queda fijado en las once de la noche y sin causa justificada alguna. De hecho, él mismo reconoció a los agentes que venía de cenar de casa de unos amigos. Los policías vilagarcianos procedieron entonces a hacerle la preceptiva prueba de alcoholemia, que arrojó un resultado de 0,95 miligramos de alcohol por cada litro de aire espirado, casi cuatro veces más la tasa máxima permitida.

Por todo ello, será juzgado como presunto autor por un delito contra la seguridad vial. Además, su coche acabó en el depósito. La Policía Local continúa con su labor de vigilancia de la seguridad vial y recuerda que los accidentes de tráfico se cobraron 1.098 vidas en España durante 2019.

Comentarios