viernes 10.04.2020

El sector del mar se planta y exige el cese de la actividad marisquera

Cofradías de la Ría y depuradores alegan que con la crisis sanitaria están extinguidas todas sus vías de distribución
Profesionales del mar trabajando ayer en la Ría de Arousa | gonzalo salgado
Profesionales del mar trabajando ayer en la Ría de Arousa | gonzalo salgado

Preocupación máxima en el sector marisquero y depurador de la Ría de Arousa. Representantes de diferentes cofradías arousanas, así como la asociación que aglutina a los empresarios depuradores, han remitido un escrito dirigido al presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y a la conselleira do Mar, Rosa Quintana, para que, bien dentro de su ámbito competencial o para defensa ante el Ministerio de Pesca, se ordene la suspensión provisional de los planes de gestión marisquera por “fuerza mayor” ante el impacto que la emergencia sanitaria del coronavirus ha tenido sobre la actividad de estos trabajadores del mar.

El escrito de los profesionales del mar llega justo después de que desde la Consellería do Mar hiciesen público un informe que constata que el sector está sufriendo pérdidas de un 77 % y que, por lo tanto y según la Xunta, podría acogerse a prestaciones por el cese de actividad.

Un panorama que, en todo caso, desde el sector del mar no ven nada claro. “Os condicionantes que se piden non se corresponden coa realidade”, explica el patrón de A Illa Juan José Rial Millán. Él, al igual que el cambadés Ruperto Costa, es uno de los que exige abiertamente la suspensión provisional de los planes de gestión y que se habiliten a mayores mecanismos que permitan que el sector marisquero pueda sobrevivir económicamente durante el tiempo que dure el Estado de Alarma. ¿Cómo? Pues desde el sector consideran que podrían liberarse pagos de tributos obligatorios y que algunas de las medidas las podría adoptar el propio presidente autonómico sin necesidad del visto bueno de la Comisión Europea.

Cofradías y depuradores aseguran que la situación del sector (tanto en la parte empresarial como en la de marisqueo, parques de cultivo y bateas) es delicada no solo por la pérdida de la clientela en las lonjas. “Muchas van a cerrar la próxima semana porque los clientes no consideran estos productos de primera necesidad”, inciden. También por la imposibilidad de cumplir a rajatabla las consideraciones en materia de protección dictadas por la Consellería do Mar en su día por ser, según ellos, "incompatibles" con la propia actividad en si.

En el escrito enviado a los mandatarios autonómicos exponen que las vías comunes de distribución de su producto se han extinguido y que continuar con los planes de gestión plantea un escenario con un daño "irreversible".

De hecho piden explícitamente que se adopten medidas para evitar la sangría en un sector que cuenta con una presencia muy destacada en la Ría de Arousa, muy volcada con el mar. l

Comentarios