martes 27/10/20
Victoriano Otero Cebola de Ouro

“Me siento muy orgulloso de haber creado la bandera de Sanxenxo y de rehabilitar el escudo”

Victoriano Otero será el próximo domingo uno de los galardonados con la Cebola de Ouro. Un funcionario con alma de historiador, autor de varias publicaciones sobre el municipio como “Historia de Dorrón”, “Albores de Sanxenxo” o “Vilalonga F.C.

Victoriano Otero muestra la bandera y el nuevo escudo municipal
Victoriano Otero muestra la bandera y el nuevo escudo municipal

Victoriano Otero será el próximo domingo uno de los galardonados con la Cebola de Ouro. Un funcionario con alma de historiador, autor de varias publicaciones sobre el municipio como “Historia de Dorrón”, “Albores de Sanxenxo” o “Vilalonga F.C., 50 años de historia”, cuya aportación a la promoción turística ha sido clave en el desarrollo de Sanxenxo.

¿Cómo recibe el premio Cebola de Ouro uno de los principales promotores de la cita?
Con mucha satisfacción y con sorpresa porque nunca me imaginé que, yo que he estado detrás de la cita durante años, iba a recoger este premio. Esta feria parte de un artículo que escribí para el programa de fiestas de Sanxenxo 1982 en el que se hablaba de la vinculación de Sanxenxo con la producción de la cebolla. Hay constancia de barcos que en las fiestas de Santa Rosalía llegaban al puerto para cargar cebollas para todo el año. Y esa idea fue el germen de la fiesta al siguiente año con Tino Balboa a la cabeza.

Su dilatada trayectoria laboral estuvo muy vinculada a la promoción turística. ¿Qué destacaría de esa etapa ?
He visto nacer una aldea marinera hasta lo que se ha convertido Sanxenxo hoy. Estuve en el puente de mando de las principales campañas de publicidad y de promoción de los años 80.Sanxenxo fue uno de los municipios pioneros en estar presente en ferias como Fitur.

¿Cómo valora la evolución que ha hecho el sector turístico en los últimos años hasta la actualidad ?
Desde los años 90 la evolución del turismo ha ido en decadencia. Ya lo denuncié en un escrito en su momento que fue muy contestado, pero creo que a esta evolución le iría muy bien la fábula de Samaniego sobre la miel. Puedo decir que Sanxenxo ha perdido su identidad de pueblo, no quedó un vestigio ni una piedra sobre piedra. Arrasaron con la esencia de aldea marinera.

Sanxenxo cuenta en su bibliografía local con varias obras firmadas por usted. ¿Cuáles destacaría?
Destacaría varias como la primera guía turística de Sanxenxo con más de cien páginas, “Albores de Sanxenxo”, “Historia de Dorrón” “Minería en Aios”, pero si de algo me siento orgulloso es de ser el autor de la rehabilitación del escudo municipal y de la creación de la primera bandera de Sanxenxo.

Es también el autor de “Vilalonga F.C., 50 años de historia”.
Ese ha sido un libro que me empeñé en hacerlo, pero el club nunca me reconoció el trabajo. Puedo decir que he invertido en él más de un millón de pesetas con los viajes y la recopilación de información e imágenes y ni tan siquiera un saque de honor ni un carné de socio honorífico. Mi vinculación con el Club durante más de veinte años como jugador y entrenador despertó mis ganas de recoger su historia que sí h sido reconocida en distintas zonas de España y de Galicia e incluso de medios de comunicación.

Varios alcaldes de Sanxenxo promovieron en 2012 su nombramiento como cronista oficial por su prolífica obra y aportación la historia de Sanxenxo. ¿Por qué no se materializó?
La idea surgió en una comida que hacía los alcaldes de Sanxenxo y coincidió con mi jubilación. Pidieron a Catalina González que iniciase el expediente, pero nunca lo hizo. He colaborado siempre con todos los alcaldes y con Catalina también, pero desde que asumió la Alcaldía no hubo sintonía. Me pidió que asumiese el cargo de secretario, pero yo ya no me veía con fuerzas, tenía 65 años, y le dije que debía dar paso a otra gente, y desde ahí no volvió a ser lo mismo.

¿Le gustaría que se retomase la idea?
Tengo ya 74 años y sería una cuestión y honorífica. Poco podría aportar además de mi experiencia, pero claro que me haría ilusión.

Comentarios