viernes 20.09.2019

El Supremo pena en seis años de cárcel la violación a una vilagarciana en Madrid

Rechazan el recurso de casación interpuesto por el acusado, que alegaba relaciones consentidas

El Tribunal Supremo rechaza el recurso de casación interpuesto por el agresor |
El Tribunal Supremo rechaza el recurso de casación interpuesto por el agresor |

El Tribunal Supremo condena a seis años de prisión a un hombre que agredió sexualmente a una vilagarciana en Madrid. Además el fallo, que ratifica uno anterior de la Audiencia Provincial, fija una indemnización de seis mil euros para la víctima.


Los hechos sucedieron el 2 de marzo de 2015 cuando la joven se desplazó a Madrid para una entrevista de trabajo. Previamente había contactado por Facebook con otra mujer, que le ofreció alojamiento y se comprometió a ayudarla a desplazarse por la ciudad. Como finalmente no pudo acompañarla a la entrevista laboral, se lo encargó a un amigo.  


El hombre acompañó a la vilagarciana y la esperó hasta el término de la entrevista de trabajo. Ya de vuelta, le pidió ir a su domicilio para devolverle el dinero que la chica le había prestado para el metro. Fue en dicho piso donde se produjo la agresión sexual. El hombre, según recoge la sentencia, sujetó en todo momento las manos de la joven, que en reiteradas ocasiones manifestó su negativa a mantener relaciones sexuales, a lo que hizo caso omiso. Tras la agresión, la acompañó a la estación de metro y la instó a no decir nada, asegurando que “nadie la iba a creer”, señala el fallo del Tribunal Supremo. 

Ayuda de un amigo

Fue la ayuda de un tercero la que precipitó que los hechos ocurridos acabaran juzgados. La joven se puso en contacto con uno de sus amigos, que estaba en Vilagarcía, y que de inmediato puso sobre aviso a las fuerzas de seguridad del Estado. Acudió a la Comisaría de Policía Nacional, donde interpuso una denuncia contando lo que su amiga le había trasladado a través del teléfono.


La colaboración entre cuerpos también fue esencial en este caso. Los agentes vilagarcianos dieron conocimiento de los hechos a los de Madrid, que acudieron al domicilio donde se encontraba la mujer. 


Tras los hechos, la víctima precisó de atención psicológica durante un tiempo indeterminado. El denunciado rechazó los hechos, asegurando que las relaciones habían sido consentidas.


Enfrentados ambos relatos, el tribunal de instancia consideró que el de la víctima era más creíble, al prestar una declaración “precisa, rica en detalles, en la que no se aprecian contradicciones y que acompaña con una actitud emocional coherente”.


Asimismo, la Sala de lo Penal del Supremo, que analizó el recurso de casación del denunciante, destaca que el relato de la mujer se mantuvo “inalterable” en todo momento. También se descarta la “presencia de cualquier ánimo o sentimiento de animadversión de la víctima frente al acusado” ya que no se conocía con anterioridad a que tuviesen lugar los hechos.


A todo esto, se suman las pruebas periciales que “solo resultan compatibles con la versión de la denunciante”. Por todo ello, rechazan el recurso de casación interpuesto por el denunciado, que es condenado a seis años de prisión.

Comentarios