Los taxistas se quejan de que la peatonalización encarece el trayecto

Los taxistas se quejan de que las obras de peatonalización encarecen el trayecto y son “malas” para el sector, pero también para el cliente, que paga de media un euro o un euro medio más que antes de que comenzasen los trabajos. Así lo explica Daniel Ramil, presidente de la asociación de autopatronos, que representa a unos cuarenta trabajadores.

Los taxistas se quejan de que la peatonalización encarece el trayecto
La parada de taxis de A Independencia es una de las afectadas por las obras de peatonalización | d. A.
La parada de taxis de A Independencia es una de las afectadas por las obras de peatonalización | d. A.

Los taxistas se quejan de que las obras de peatonalización encarecen el trayecto y son “malas” para el sector, pero también para el cliente, que paga de media un euro o un euro medio más que antes de que comenzasen los trabajos. Así lo explica Daniel Ramil, presidente de la asociación de autopatronos, que representa a unos cuarenta trabajadores.
“No sabemos absolutamente nada. No se reunieron con nosotros ni por eso ni por otras cosas pendientes. Lo único que sabemos es que vamos a cambiar al otro lado la parada de la Independencia”, se lamenta Ramil, que considera que el proyecto es un “incordio” para su sector. “Vilagarcía queda dividida en dos partes”, asegura el representante de los taxistas, que explica que el trayecto se incrementa en “un kilómetro o kilómetro y medio” y es especialmente molesto para las “personas mayores”. “Hay que dar una vuelta enorme para llevar a la gente al mercado”, se lamenta Ramil. Sin embargo, lo que más molesta a los taxistas es que desde el gobierno socialista ni siquiera hayan contado con ellos, pese a ser un sector claramente afectado por estas obras. “Pedimos ya varias reuniones, incluso presentamos escritos, y no tuvimos ninguna respuesta”, asegura el portavoz de los autopatronos. Para los taxistas, una posible medida que paliaría los daños que sufre su sector con la humanización sería que pudieran circular por las peatonales, aunque Ramil admite que “el daño ya está hecho”.

Apoyos
La de los taxistas es una de las voces discordantes para las peatonalizaciones de A Independencia y Praza Galicia, proyectos estrella del gobierno socialista. Sin embargo, otros colectivos sí que mostraron su apoyo a estas obras. En este lado se encuentran los comerciantes de Zona Aberta o la asociación Arousa en Bici, con los que sí se reunió el ejecutivo .