Un tejadillo interior se desploma en Supeco y hiere a una trabajadora y a un cliente en Vilagarcía

Tejado desplomado en Vilagarcía / Gonzalo Salgado
|

La unidad Científica de la Policía Nacional investiga las causas del desplome de un letrero que se produjo ayer en un supermercado de Trabanca Badiña, causando un importante susto a trabajadores y clientela. Los hechos se produjeron sobre las 12:40 horas y movilizaron un amplio dispositivo, ya que en un primer momento la alarma hablaba de la caída de un tejado.

Lo que se desprendió fue un falso techo sobre el que se asentaba el letrero de la Carnicería del establecimiento, que se sostenía sobre unos cables a modo de gancho. Los que estaban situados en la parte superior se despegaron, dando lugar a la caída del letrero, una estructura metálica de unos diez metros.

Como consecuencia de este incidente, una trabajadora del supermercado sufrió un ataque de ansiedad por el que tuvo que se trasladada al Hospital do Salnés. Allí llevaron también a un cliente que sufrió daños por la caída de la estructura, aunque en principio su estado no revestía gravedad.

Hasta allí se desplazaron, además de la Policía Nacional, que investiga las causas, efectivos del Servizo Municipal de Emerxencias e Protección Civil y los Bomberos, que balizaron la zona a la espera del equipo de mantenimiento del supermercado, que se encargaría del desmontaje y montaje de una nueva estructura. Los hechos causaron una gran expectativa, al ser una hora en la que la zona se encuentra muy transitada



Discusiones acaloradas


Por otra parte, a lo largo del fin de semana festivo en Vilagarcía se produjeron diversos altercados en los que tuvo que intervenir la Policía Local. El viernes, los agentes acudieron a una llamada alertando de una discusión entred dos personas implicadas en un pequeño accidente de circulación en la Rúa Muíños y que, tras no llegar a acuerdo, la discusión acabó en agresión. El parte fue trasladado a la Policía Nacional por si hubiese denuncia. El sábado, a la 1:25 horas de la madrugada, funcionarios del cuerpo municipal acudieron a Doutor Carús, donde dos hombres discutían acaloradamente por la compra de una pistola de aire comprimido. El acta también se trasladó a Comisaría. El último incidente ocurrió el domingo en la estación de tren, donde los agentes fueron requeridos por una trabajadora de taquilla porque un hombre le estaba insultando. 

Un tejadillo interior se desploma en Supeco y hiere a una trabajadora y a un cliente en Vilagarcía