martes 27/10/20

Tensión con presencia policial en el mitin de Vox que coincidió con la protesta de la sanidad

El sindicato médico logró reunir a 500 personas, mientras que el partido político juntó a unos 70 simpatizantes
La coincidencia de los dos actos derivó en momentos de tensión | m. ferreirós
La coincidencia de los dos actos derivó en momentos de tensión | m. ferreirós

No se sabe si ocurrió por un error administrativo, si porque se habían traspapelado solicitudes o, simplemente, por lo denso de la burocracia, pero lo cierto es que ayer en la Praza de Galicia y separados únicamente por un cordón de más de veinte policías nacionales coincidieron una concentración en defensa de la sanidad pública -que reunió a unas 500 personas- y un mitin de Vox con Espinosa de los Monteros de estrella invitada -y al que acudieron alrededor de 70 simpatizantes-. La desafortunada coincidencia, en una campaña que se ha venido caldeando con el paso de los días, derivó en momentos de tensión, crispación y enfrentamientos dialécticos entre asistentes a los dos actos.

Fueron representantes del sindicato médico, arropados por la ciudadanía, los que encendieron primero el micrófono para denunciar lo que ellos consideran “unha sanidade que está sendo sometida a graves recortes”. A cada frase, aplausos. Estos se hicieron más atronadores cuando los primeros comparecientes en el mitin de Vox se subieron al estrado a apenas 10 metros de distancia. Algo que no se recuerda en ninguna campaña electoral previa y que, con la ley en la mano y, de nuevo la burocracia, fue imposible solventar y evitar. A un lado, pancartas que rezaban “non máis recortes”; al otro, banderas de España y las verdes características de Vox. Fue cuando Espinosa de los Monteros cogió el micrófono cuando los aplausos de los suyos se volvieron fuertes. Al otro lado, pitadas, gritos e insultos de una minoría entre los asistentes a la concentración que gritaban “fóra, fóra” o “escaños cero”. Mientras Espinosa de los Monteros se venía arriba ironizando con “nos pasa siempre porque nos quieren silenciar” al mismo tiempo que hablaba de la "imposición del gallego", del "orgullo de ser español" y censuraba a los "cachorros del nacionalismo y del coletas". La consigna atronadora de la concentración de "sanidade pública" hacían que, por veces, apenas se escuchase al diputado. A su marcha, sonó el himno de España. Enfrente se coreó el gallego. Pasadas las nueve todo se había acabado.

Comentarios