viernes 23/10/20

El TSXG confirma que el utillero que cayó del tejado tenía una relación laboral con el Arosa

José María García Bello, el utillero que se cayó desde el tejado de una de las gradas del campo municipal de A Lomba, mantenía una relación laboral con el Arosa. Así al menos lo considera probado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, en una sentencia que no es firme y que condena en costas al club de fútbol.

Emerxencias y la Policía Local en A Lomba tras la caída del utillero desde el tejado | gonzalo salgado
Emerxencias y la Policía Local en A Lomba tras la caída del utillero desde el tejado | gonzalo salgado

José María García Bello, el utillero que se cayó desde el tejado de una de las gradas del campo municipal de A Lomba, mantenía una relación laboral con el Arosa. Así al menos lo considera probado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, en una sentencia que no es firme y que condena en costas al club de fútbol.


El fallo rechaza un recurso de suplicación presentado por el Arosa, que defiende que no queda acreditado que los 650 euros que se abonaban al utillero cada mes fuesen un salario.


El conflicto judicial estalló tras el grave accidente que sufrió García Bello en abril de 2015, cuando se encontraba encima de la cubierta de A Lomba para recoger balones y esta cedió, cayendo sobre la grada. Sufrió astillamiento de cubito y radio del brazo derecho, rotura de cadera, contusiones y herida en el cuero cabelludo que requirió 22 puntos de sutura.


La Policía Nacional investigó el accidente y el presidente del Arosa, Manuel Abalo, tuvo que declarar en Comisaría. Además, Inspección de Trabajo emitió informe procediendo a dar de alta en la Seguridad Social al trabajador y denunciando sendas infracciones graves al club, una en materia de seguridad social y otra de riesgos laborales, y otra del accidentado por compatibilizar el trabajo por cuenta ajena con la prestación de desempleo.
 

Gasolina y fiambre
La junta directiva del club, en su reunión del 22 de agosto de 2014, nombró directivo a José García, como responsable de utillaje. A esto se agarra el Arosa para argumentar que el dinero que percibía era para gastos de “gasolina, pan y embutidos”. Un argumento que rechaza de plano la Sala de lo Social del TSXG, que defiende que el demandante “estaba sometido a una jornada y horario para que el club demandado pudiese desarrollar su actividad deportiva”.

Comentarios