lunes 28/9/20

UPTA reclama que la Comandancia tenga usos sanitarios y más medidas para evitar la sangría de autónomos

Agtamar-UPTA mostró ayer su posicionamiento respecto a dos temas polémicos: el uso actual de la antigua Comandancia y el centro comercial previsto en la ciudad. Respecto al primero se muestra contraria a su cesión

Abad y otros miembros de la asociación en una comparecencia anterior | d. a.
Abad y otros miembros de la asociación en una comparecencia anterior | d. a.

Agtamar-UPTA mostró ayer su posicionamiento respecto a dos temas polémicos: el uso actual de la antigua Comandancia y el centro comercial previsto en la ciudad. Respecto al primero se muestra contraria a su cesión a una entidad privada como es la Asociación de Jóvenes Empresarios de Pontevedra cuando hay un clamor social que reclama su conversión en un centro de salud. Y sobre el segundo, considera que las administraciones locales deben evitar la construcción de estos establecimientos fuera de los cascos urbanos y apostar por los grandes centros de autónomos (comercio local, plazas de abastos, etc.) con más y mejores servicios e incluso con zonas cero, calles libres de impuestos durante el tiempo necesario para revitalizarlas.

Su secretario general, Eduardo Abad, manifestó que les resulta “estraña” la cesión de la Comandancia a AJE y “non porque nos gustaría ocupala a nós”, sino porque les gustaría conocer los resultados del uso de este espacio público; “algo para palpar que realmente está redundando nunha maior posibilidade para os mozos emprendedores”, porque “dudamos moito da súa viabilidade”, reconoció.

Datos de filiación
Abad ofreció esta apreciación en la presentación de los datos de filiación de autónomos del primer trimestre del año y si los de la provincia, excepto Vigo, “son malos”, los de O Salnés “son peores”. Entre enero y marzo se produjeron 26 nuevas altas, pero advirtió: “Son netos e isto quere dicir que preto de 500 autónomos foron cambiados por outros tantos que pecharon. O mercado os expulsa coa mesma celeridade coa que entran”. De hecho, 8 de cada 10 negocios desaparecen antes de cumplir los dos primeros años.

No es la primera vez que lo avisan: “Non hai fixación, é un bucle perverso que se dá nos últimos anos e cada vez acentúase máis” y “lamentamos ser agoreros”, añadió, pero “quen pense que o emprendemento é a saída da crise, equivócase”. A todo esto se suma el envejecimiento del sector sin relevo generacional y desde Agtamar-UPTA creen que ya es hora de que las administraciones locales de la comarca “empecen a tomarse en serio poñer en marcha tácticas de consolidación”. Empezando porque “a modernidade non pode ser montar centros comerciais fóra dos casos urbanos, do eixo da actividade económica onde están todos os negocios”.

Para ello proponen la mejora y aumento de servicios, la ayudas a la profesionalización y a la puesta en marca de negocios para que sean duraderos u otras medidas concretas como son las zonas cero, ámbitos libres de impuestos para facilitar la apertura de negocios durante el tiempo necesario para regenerar los misma y también organismos municipales que observen la situación real para confeccionar medidas.

Alertan de que la situación es muy grave, “desesperante”; tanto como cuando se cerraron grandes empresas que llegaron a movilizar a la sociedad para evitarlo, aseguran desde la asociación.

Comentarios