domingo 15.12.2019

Vallan por completo el edificio de la Casa do Mar y dejan a los jubilados de puertas para afuera

Los jubilados y pensionistas que, desde hace décadas, acuden a leer la prensa o a echar la partida al local que tienen en la Casa do Mar se despertaron

El vallado impide a los jubilados acceder a su local | g. salgado
El vallado impide a los jubilados acceder a su local | g. salgado

Los jubilados y pensionistas que, desde hace décadas, acuden a leer la prensa o a echar la partida al local que tienen en la Casa do Mar se despertaron ayer con una desagradable sorpresa. A las ocho de la mañana ya se habían colocado vallas por todo el perímetro del inmueble impidiéndoles entrar en el local y dejándolos a todos de puertas para afuera. Así lo confirmó el presidente del colectivo, José Cao, que manifestó que ayer mismo por la mañana presentó denuncia en los juzgados por los hechos, al entender que se acometió el vallado de forma irregular. 

Con todo en el interior
José Cao señala que “vin moi de mañá aquí e xa ás sete vallaran todo, a mala fe, para que non puideramos entrar”. Apunta en este sentido que “temos cousas alí dentro, documentación... Chégannos sete periódicos ao día que tamén estarán alí dentro e que non imos poder ler. Aparte temos actividades programadas como é un bingo para o xoves totalmente sen ánimo de lucro e unha excursión programada para o día 15”. Y sumando, según señala José Cao. 

     Incide en que “somos arredor de cen asociados e non cabe na cabeza de ninguén que nos queiran sacar daquí cando levamos moitísimos anos e non se nos ofreza unha alternativa viable”.

     El presidente del colectivo de jubilados y pensionistas apunta a que, ahora, “esperaremos a ver qué di a xustiza, porque nós temos claro que o que fixeron non o poden facer”. Cree que, al menos, el vallado de seguridad que se ha establecido en el edificio de la Casa do Mar, debería dejarles un acceso para que puedan acudir sin ningún tipo de problema a las instalaciones que ocupan.
    José Cao manifiesta también que el edificio que ellos utilizan como sede desde hace años es un anexo al principal de la Casa do Mar y que, por lo tanto, nada tendría que interrumpir a la obra.

      Cabe recordar que desde que se anunció la obra de mejora de la Casa do Mar para aglutinar en un mismo inmueble a todos los servicios de la Seguridad Social que ahora están en San Roque el futuro de los jubilados y pensionistas estuvo siempre en el punto de mira.


     En las últimas semanas se llegó incluso a plantear la posibilidad de que este colectivo ocupase el inmueble de la antigua Comandancia, aunque bien es cierto que sus necesidades obligarían a modificar la fisionomía del edificio, lo que parece poco factible. Así las cosas los jubilados buscan una solución al problema al que se enfrentan estos días.

Comentarios