viernes 15.11.2019

Varela dice que congelar las tasas cuatro años supuso ingresar un millón menos

El Pleno aprobó ayer las modificaciones fiscales para el próximo ejercicio ante una oposición tibia en sus críticas
María de la O Fernández, de Marea da Vila, lució un lazo amarillo vinculado al independentismo catalán | gonzalo salgado
María de la O Fernández, de Marea da Vila, lució un lazo amarillo vinculado al independentismo catalán | gonzalo salgado

Un total de 1.059.627 euros. Esa es la cantidad que, según el alcalde de Vilagarcía, dejaron de ingresar las arcas municipales durante los últimos cuatro años como consecuencia de la congelación de las tasas e impuestos. El primer edil, Alberto Varela, intentó así defender ante los partidos de la oposición su gestión económica desde que gobierna Ravella. Lo hizo en el marco de la sesión plenaria extraordinaria en la que se debatieron las tasas e impuestos y en la que la oposición se mostró tremendamente tímida en sus argumentaciones.

El gobierno municipal defendió una propuesta que congela las tasas un año más, salvo la del agua y alcantarillado que sube un 0,5 % de acuerdo al incremento del IPC y como marca la legislación vigente. Fue la edila de Facenda, Luz Abalo, la que también hizo hincapié en la bonificación de un 10 % que habrá sobre el canon de Sogama, pero no aclaró en qué medida ello repercutirá económicamente en cada uno de los recibos del ciudadano. El ejecutivo defendió que “se volven conxelar as taxas porque entendemos que nestes momentos non se lles pode pedir un maior esforzo fiscal e póñense novas medidas que trata de que aquelas grandes empresas de gas e eléctricas paguen porque poden soportar maior esfrozo fiscal”.

El Pleno fue uno de los más cortos que se recuerdan en Ravella, de solo 35 minutos. Y es que se notó, y mucho, la ausencia de los portavoces de formaciones como Ciudadanos y En Común cuyas críticas sobre la premura de la convocatoria fueron secundadas en el hemiciclo por otros partidos.

María de la O Fernández, de Marea da Vila, incidió en que “falar coa oposición sobre a convocatoria é unha cuestión de decoro e consideramos que todas as decisións políticas deben ser participadas e dialogadas, iso do que tanto presumían no pleno de investidura”. Sobre las tasas no argumentó nada. Por su parte la nacionalista Lucía César hizo dos apreciaciones. La primera una llamada de atención sobre el no uso del gallego en la documentación y la segunda sobre la tasa a grandes empresas que fue en su día una propuesta del BNG.

Fue el PP el único que se mostró incisivo en su intervención. La edila Ana Granja apuntó que "congelan o suben las tasas. De rebaja nada" y criticaron que "solo aumentan la presión fiscal a los vecinos y siguen siendo incapaces de presentar un presupuesto en tiempo y forma y de ejecutar las partidas".

En la sesión plenaria de ayer también se realizó el sorteo para designar a las 483 personas que en Vilagarcía formarán parte de mesas electorales el 10-N.

Comentarios