domingo 15.12.2019

Un vertido de fecales obliga a restringir el baño en las playas de A Concha y Canelas

Un vertido de fecales obligó ayer a restringir el baño en las playas de A Concha (en Vilagarcía) y en la de Canelas (en Vilaxoán). Carteles ubicados en los arenales advertían de la “no recomendación”

En la playa de A Concha colocaron carteles para advertir de la presencia de la bacteria y recomendar que no se bañasen | aitana vidal
En la playa de A Concha colocaron carteles para advertir de la presencia de la bacteria y recomendar que no se bañasen | aitana vidal

Un vertido de fecales obligó ayer a restringir el baño en las playas de A Concha (en Vilagarcía) y en la de Canelas (en Vilaxoán). Carteles ubicados en los arenales advertían de la “no recomendación” de meterse en el agua tras detectarse una presencia elevada de Escherichia coli en los análisis periódicos realizados por la Consellería de Sanidade en diferentes playas de Galicia. Según este último informe la citada bacteria está presente en las aguas marinas de los dos enclaves en cantidades mayores a las consideradas “normales”. De hecho en el caso de A Concha los análisis desvelaron la presencia de la bacteria en un índice de 150, cuando lo mínimos es de 100. En lo referente a la playa vilaxoanesa los análisis realizados por la Consellería de Sanidade desvelan índices de 140.

Carteles a pie de playa
Los usuarios de estos dos arenales descubrían ayer carteles ubicados a pie de playa en los que se advertía la “no recomendación” del baño en ambos arenales por la presencia de la citada bacteria.
El anuncio de la restricción se produce en plena temporada turística y estival, dado que son miles las personas que día tras día visitan sobre todo la playa de A Concha. Y es que aunque el sol estos días no acompaña algunos deciden bañarse igual dadas las cálidas temperaturas.
No es la primera vez que desde la Consellería de Sanidade advierten de la “no recomendación” del baño en el principal arenal urbano de Vilagarcía. De hecho uno de los últimos vertidos se produjo precisamente en pleno verano, en julio de 2015. En aquel entonces, ya con el gobierno socialista en Ravella, se colocó la bandera amarilla en la playa por la alta concentración bacteriológica en las aguas de la misma, por encima de lo que marca la legislación. En aquel entonces los vertidos fecales no se detectaron en A Concha, sino en la contigua de A Compostela, a la altura del parque del mismo nombre.
Los resultados realizados de forma periódica por los técnicos de Control de Controles Microbiolóxicos en zonas de baño de toda Galicia, fueron generados el pasado día 22. En los carteles se habla de “contaminación” del agua de baño.
Los vertidos son los problemas que arrastra la playa de A Concha-Compostela desde hace años que, pese a ser el principal arenal y punto de atracción turística de la localidad, adolece de bandera azul precisamente por la calidad de las aguas de la misma que nunca llega a alcanzar la de “excelente” exigida por la entidad que otorga los distintivos. l

Comentarios