viernes 22.11.2019

Vilagarcía se queda sin la última palmera que adornaba la entrada del Consistorio

La plaga del escarabajo picudo acabó con esta especie arbórea, la segunda cortada en menos de un año
La palmera de Ravella fue talada ayer | gonzalo salgado
La palmera de Ravella fue talada ayer | gonzalo salgado

La fachada del Concello de Vilagarcía ya no ofrece una postal con enormes palmeras. Tras aplicar los tratamientos que se consideraron oportunos la ciudad dijo ayer por la tarde adiós a la segunda palmera que, desde hace años, adornaba la entrada del Consistorio. La plaga del escarabajo picudo, que afectó a varios elementos de esta especie arbórea, pudo ya hace casi un año con la primera de las palmeras que fue talada. Ayer los técnicos aconsejaban a la administración local que también debía talarse la segunda al existir un riesgo de desprendimiento. Y es que cabe recordar que son cientos las personas que pasan por esta plaza del Concello día tras día, de ahí que el buen estado de las palmeras fuese esencial como garantía de seguridad para transeúntes y también para los vehículos que circulan por la avenida Juan Carlos I.

Así pues, una grúa de grandes dimensiones servía ayer por la tarde de herramienta indispensable para los operarios que procedieron a la poda de la palmera y a su tala. Este árbol foráneo era ya todo un símbolo de la estampa que podía verse nada más salir de los jardines de Ravella.

Tratamiento en más zonas
Lo cierto es que las del Concello no son las únicas palmeras con las que contaba Vilagarcía. De hecho en la avenida de Rodrigo de Mendoza también hay varios ejemplares de esta especie arbórea y algunos de ellos han tenido que ser tratados contra el escarabajo picudo. Una plaga que también pudo verse en otros ayuntamientos de la comarca como Cambados, A Illa, Vilanova y Sanxenxo.

Comentarios