martes 26.05.2020

Los vilagarcianos no olvidan a Santa Rita y completan el aforo de las misas en su edición más atípica

La algarabía propia de una de las fiestas más importantes de Vilagarcía se limitó este año a las misas y a conciertos on line
Los fieles a la abogada de los imposibles no quisieron abandonarla en su día grande
Los fieles a la abogada de los imposibles no quisieron abandonarla en su día grande

Vilagarcía vivió ayer su festividad de Santa Rita más extraña. La que es la romería urbana más importante de la comarca de O Salnés ha sido otra de las víctimas de la pandemia del coronavirus. Así pues, la tradicional estampa que cada 22 de mayo se vivía en torno al convento y a la iglesia de Vista Alegre mudó, y mucho, este año. Ni puestos de rosquillas, ni de churros, ni de velas ni tampoco de venta ambulante ni en la zona del convento ni tampoco en la calle Castelao o en la zona de Miguel Hernández. El Santa Rita de este año se celebró en el recogimiento y con la liturgia como eje central. Desde primerísima hora de la mañana se vivieron las colas (aunque menores que otros años) para poder acceder a la iglesia. Eso sí, en la puerta los efectivos de Protección Civil repartían los tiquets para poder acceder al templo y vigilaban que se cumpliese el distanciamiento social.

En el interior limpieza extrema, nada de velas al uso y todo el mundo con mascarillas y las manos desinfectadas con gel. La “nueva normalidad” que también evita que el párroco dé directamente al fiel la comunión. La parte más profana de Santa Rita se desarrolló en las redes con una programación especial en “streaming” con conciertos y música. l

Comentarios