miércoles 27/1/21

La Xunta solicita licencia municipal para canalizar el regato de A Florida

La Consellería de Medio Ambiente, a través de Augas de Galicia, inició los trámites para solicitar licencia municipal para las obras pendientes de canalización del regato de A Florida. La administración autonómica señala que los trabajos, por los que los vecinos llevan muchos años esperando, comenzarán en cuanto cuenten con el permiso del Concello.

Las fases anteriores de los trabajos se realizaron hace ya más de tres años | d. A.
Las fases anteriores de los trabajos se realizaron hace ya más de tres años | d. A.

La Consellería de Medio Ambiente, a través de Augas de Galicia, inició los trámites para solicitar licencia municipal para las obras pendientes de canalización del regato de A Florida. La administración autonómica señala que los trabajos, por los que los vecinos llevan muchos años esperando, comenzarán en cuanto cuenten con el permiso del Concello.
Es la segunda fase de la canalización del río que atraviesa un garaje la que está pendiente. La primera y la tercera se realizaron gracias a un convenio entre el Concello y la Xunta de Galicia.
La segunda corría por parte de la promotora Vicando, que fue la encargada de construir el edificio por cuyos bajos discurre un río que, en época de lluvia, adquiere una gran fuerza.
Sin embargo, Vicando mostró siempre su rechazo a la orden que establecía que debería asumir la segunda fase de las obras, e incluso recurrió a los tribunales. A principios del mes de abril, el ejecutivo autonómico resolvió un plazo de treinta días para que la promotora realizara los trabajos.
En los bajos de Rodrigo de Mendoza no se dio una sola señal de que la empresa fuese a iniciar las obras requeridas por la Xunta, por lo que Augas de Galicia emitió una nueva resolución en la que asumía la ejecución subsidiaria de la segunda fase.
De esta manera, la entidad dependiente de Medio Ambiente asumiría los trabajos para, una vez finalizados, pasarle la factura a la promotora.

Propuesta del alcalde
Esta es la fórmula precisamente que propuso el alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, durante una reunión con Augas de Galicia en la que planteó el malestar de los vecinos del edificio por un problema que sufren desde su construcción. El gobierno local socialista apostó por esta misma fórmula para resolver otro problema crónico: El de la casa de O Castro.

Comentarios